Publicaciones de Roberto Godínez Soto (1)

HUACHICOLEO

Por: Roberto Godínez Soto

Interesante semana, con la toma de las instalaciones por parte de más de 4 .000 elementos del Ejército mexicano, a las instalaciones de Pemex. Sobre todo, el 3º piso de las oficinas centrales, en donde existe un sistema de cómputo que monitorea los ductos donde se lleva la gasolina a diferentes Estados de la República Mexicana, a esta oficina sólo tenían acceso pocas personas, las cuales se daban cuenta en dónde había una fuga y no hacían nada, ya que ellos mismos eran cómplices de la 'ordeña' que se daba en algunos puntos de estos ductos. Al tener acceso la nueva administración, se dieron cuenta de que el robo con tomas clandestinas en los ductos, era alrededor de 60.000 millones de pesos al año, unos USD $ 3,000 millones.

La estrategia que implemento el gobierno fue el cierre de válvulas de al menos cuatro de los trece oleoductos de Pemex. Esto ocasionó que algunas gasolineras que compraban gasolina robada (huachicol), dejaran de vender el producto, ya que Pemex no los tenía como clientes.

Ante todo, esto hay comentarios encontrados de la sociedad, por un lado, algunos dicen que se debió planear el cómo combatir el robo de gasolina, para no ocasionar desabasto y otros como su servidor estamos de acuerdo en que la medida fue buena, ya que de esa manera se ataca de frente el problema del huachicoleo.

A grandes males, grandes remedios

La realidad es que son sólo algunas gasolineras las que no tienen gasolina para vender, pero las que sí estaban trabando con los permisos correspondientes y pagando sus impuestos, no tienen problemas para seguir trabajando.

Hace unos días, el Presidente López Obrador aseguró que durante la administración de Vicente Fox hubo complicidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para el robo de combustible, que inclusive lo tenían contemplado como parte del presupuesto, lo descontaban de los ingresos obtenidos el robo de combustible y estamos hablando de más de 60.000 millones de pesos al año.

Ante todo, esto surgen varias interrogantes:

¿La sociedad está de acuerdo en que algunas gasolineras nos vendan huachicol y nos cobren impuestos?

¿Hacernos de la vista gorda, pensando que yo no tengo vehículo, así que no me afecta?

Si descubrimos que nuestro vecino no roba nuestra energía eléctrica, ¿dejaremos que así siga o se la cortamos?

Es Cuanto.

 

Leer más…