Publicaciones de Roli Marín Tapia (7)

ESTOY DESPIERTO...

Hoy de despertado con ideas perversas,

nacen como una querella a las ideas de Dios,

soy muy grande para mí mismo, tal vez,

 la vida resbala en las hojas arrugadas de aquellos libros.

 Estar despierto, una excitación descomunal,

las ideas desaparecen y aparecen,

autodestructivas, punitivas y perversas.

 Estar despierto y escribir,

caminar por la patria sin fronteras,

sin buscar la vida en las líneas borrosas de algunos libros,

caminar y masticar mi silencio

 junto al fuego de la vida que me purifica,

 oteando como un atalaya,

mi cercanía a lo divino me santifica.

Hoy he despertado sin saber, un nuevo día,

un peregrino sin un pedazo de tierra,

hoy el mundo me ha negado sus entrañas virginales.

Hoy he despertado cual caballero andante,

 con el agua fresca de los manantiales, he despertado,

 he dormido, pero he despertado,

mis sueños se han desvanecido, he despertado,

mis pasos se han opacado.

He despertado.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensamérica Perú

Leer más…

TESTARUDA


Desafiante, testaruda,

 toma mi mano, a veces,

caminamos, a veces,

 respirando el mismo aire, juntos,

mirándonos a los ojos, parodiando el destino de los difuntos,

y es que desde hace días tiene miedo que sea yo.

 Me siento acompañado por ella, a veces,

conoce los lugares a donde voy, las posadas donde me quedo,

conoce mi fragilidad,

yo la sonrío, tengo miedo de no tenerla miedo.

Hace mucho tiempo, se perdió,

y es que la segunda parusía necesita ángeles custodios,

se ufana de su inmensidad, cambia de nombre,

se regocija en la oscuridad tupida,

la quiero como yo la quiero,

siempre fue parte de mi vida.

 Cautiva su belleza,

no la conozco, tal vez,

sé que nunca murió y no piensa morir,

la quiero, es cruel,

no le gusta vivir.

Tiene mi foto en la palma de su mano,

respira sobre ella,

no le gustan los colores que visto,

 le gusta mi timidez, tal vez,

pero no le gusta lo que conquisto.

 

Roli Marín

Redactor Prensamérica Perú

 

Leer más…

HE SOÑADO CON ELLA

 

 

Ella ha pasado fugaz como una estrella,

no la he tocado, sin darme cuenta la he vivido,

 no haberla desnudado alguna vez, me duele,

  haberme dormido, me duele.

 Para contemplarla, cierro mis ojos,

 de su aroma, quiero ser consciente,

 una profecía, escribirle,

 en el pico de una paloma, enviarle una carta.

Ella es la vida;

veinte y seis años han pasado, allá,

  hace unos minutos, he nacido,

aquel niño  se va.

 He soñado con ella, siempre,

 hemos dormido juntos, raras veces,

no la he querido lo suficiente, quizás

 con un amor de difuntos, la he conquistado.

Hemos caminado juntos, raras veces,

 han sido ofuscados, mis sentidos,

no veo,

 la vanidad destila ruidos.

¡Ese es mi castigo!

Tenerla para siempre, quiero,

poseerla, quiero,

si la vida es mucho más que vivir;

es un pecado perderla.

¡Esa es la vida!

con buenos amantes se va a la cama,

soy muy joven para tenerla, quizás,

voy a seguir buscándola.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensamérica Perú

Leer más…

SUSPIROS DIAMANTÍFEROS

Yo estaba muerto; ayer pensé,

estoy viviendo, ayer dibujé,

 lo corruptible,  ayer obvié,

 lo eterno, hoy abracé.

Un lapicero en la mano,  unas hojas blancas,

no tengo memoria;

 olvidar mi memoria, me dicen los recuerdos,

  mi propia historia, entre mis manos.

 Me he sentado para caminar, ayer,

he llorado para reír,

  no quiere verme, el mundo,

he bebido las manchas de su elixir.

Aquellos caminos,  turbulentos, a veces,

pasos obstinados pero francos, a veces,

 estoy caminando, me detengo,

respiran en mis sienes aquellos fósiles.

 Está abierta; la catedral,

los cirios se derriten, no iluminan,

la sagrada escritura es leída;

benditas palabras en un cerrar de ojos se esfuman.

 Algunos libros sagrados, he leído,

cambiar su contenido, he intentado,

 está  vivo, el mensaje,

se apagan las letras y faroles de lo que he vivido.

No soy un profeta,

un heraldo  trasladándose a otro porvenir,

mis suspiros diamantíferos dudan de si  este mundo existe;

otro mundo posible, mis suspiros, van a parir.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensamérica-Perú

 

Leer más…

SE ROMPE EL VELO

Ensoñación, tal vez,

las bocas del aire de ayer, no es un sueño, dicen,

mientras las heridas cicatrizan con las gotas de la lluvia

y los parpadeos de un reino empiezan a acariciar su sien.

Los dioses procrean, respiran, entonces,

 el brillo, los ornamentos, aparecen,

se gesta la forma de otro dios, entonces,

los panegíricos inútiles se desvanecen.

Empieza a tener consciencia de ser un dios,

la piel de sus pies luce arrugada y empolvada,

los otros dioses le hablan loores,

al primer canto se rompe el velo

y es que este dios prefiere la tierra y no el cielo.

Un dios arrogante, fariseo y pagano,

cada vez que aprecia un hombre arrastrándose por el piso

se convierte en buen samaritano,

no grita en los cultos,

no se arrodilla,

prefiere mirar las arrugas de su mano.

Es así como  empieza  a tener vida,

el cielo es un lugar cerrado,

en cambio la tierra tiene salida.

No duerme,

piensa en aquellos  seres de lo ignoto y desconocido,

en aquellas ráfagas de luz inasibles,

en aquellos destellos de agonía,

en aquel ser humano que nunca ha vivido.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensamérica Perú

Leer más…

A VECES, PIERDO LA CALMA

 

Estoy madurando, quizás

pierdo el equilibrio, a veces,

estoy madurando, quizás,

 parece un vidrio, mi vida.

Estoy madurando, quizás,

 he insultado a mi amigo, ayer,

estoy madurando, quizás

 he llorado como un niño que busca abrigo, ayer.

Estoy madurando, quizás,

 he tenido sentimientos de destrucción, ayer,

estoy madurando, quizás,

sentí que la vida no es una sensación, ayer.

Estoy madurando, quizás,

que Dios cubría mis huesos con carne, sentí ayer,

 estoy madurando, quizás,

hoy me siento más cobarde.

 De lo que digo, dudo,

 estoy madurando, quizás,

 de lo que veo, dudo

¡estoy mutando!

 Estoy madurando, quizás,

 gritos beligerantes mueven mi alma,

 el niño que fui ayer, dejo de ser,

a veces, pierdo  la calma.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensaméric-Perú

Leer más…

AQUEL CÁLIZ

 

La acrimonía de aquel día,

un mutismo sepulcral,

un estado casi de agnosia;

una mañana agoniosa sin cara angelical.

No quise anochecer sin divisar la aureola;

mis pies estaban en el lodo de aquel azarbe;

el belísono toque de mis pies

iba abriendo la bocacalle.

Bebí el cáliz de la vivacidad;

mi cuerpo absorbió nuevo caudal;

me convertí en un celícola,

de mi vida el cardenal.

No me da miedo si el día anochece;

conyugalmente, me he unido a la luz;

mi aliento diamantífero protege mi camino,

leve es el peso de la cruz.

Aquel estado de depauperación se he esfumado,

la vigorosidad de mi alma canta cada mañana,

la melodía de la nueva vida  se escucha,

es una locura sana.

 

Roli Marín Tapia

Redactor Prensamérica-Perú

 

Leer más…