BIENVENIDOS A CULTURARTE / PRENSAMÉRICA

 6717537695?profile=RESIZE_400xPor: Artemisa Lacoletra

Hace poco reflexioné sobre un par de palabras repetitivas en los planes educativos “experiencia significativa”, muchos se hacen bolas pensando no en lo que esto significa, más bien en lo que se puede hacer para que tenga significado. Meditando esto y con un poco de estrés por sacar adelante el trabajo de planear, recordé una experiencia significativa.

Era el Colima de 1986, no era la primera experiencia que tenía dentro de un aula, ya había pasado por ese trauma de iniciación años atrás. Como todo niño, los ojos se cierran aún más cuando es hora de levantarse para ir a la escuela, en mi caso no era la excepción, de forma automática me dolían las manos de tanto pensar que escribiría. Sólo de imaginarme que la maestra Bertha ya había regresado de su glorioso permiso, me provocaba una temblorina en las piernas y un vacío aún más grande en el estómago, pues no había poder humano que lograra entenderla, mucho menos controlarla.

Con ella aprendí que gritar, es el mejor método para que te escuchen, también aprendía que un reglazo de vez en cuando te hace recordar mejor, eran aprendizajes muy básicos que difícilmente podía poner en práctica, ya que nadie quería jugar a la escuelita, mejor jugar a la pelota soñando ser Maradona en el campo de juego, pero, las niñas no podíamos hacer eso, así que mejor jugábamos a las comiditas porque el dolor era menos y el significado era más. Recuerdo que recitaba el abecedario sin respirar y de un solo tirón, y contaba del 1 al 50 como todo un profesional ¿para qué me serviría? ¿quién sabe?, decían que en la tiendita cuando comprara sabría contar el cambio, pero jamás llevaba ni un quinto en el bolsillo, contar es para ricos pensé, así que le daba gusto a la maestra Bertha y a mis padres repitiendo como perica lo que había aprendido en la escuela.

Uno de esos tantos días que llegaba rayando en el horario de entrada (porque cabe mencionar que era de las últimas en llegar) intentaba aplacarme los cabellos y limpiarme el moco cuando noté algo, no había niños correteando como de costumbre, así que pensé ahora si que llegué verdaderamente tarde, ¿qué hago? Si me dirijo a mi salón es seguro que los gritos de la maestra Bertha se escucharan hasta la dirección, y que pena que grite, no por mí, sino porque cuando grita los ojos se le desorbitan de sus cuencas y es el terror, después hace una especie de viscos que era difícil aguantarse la risa sin hacerla gritar nuevamente y, que decir si tenía la lapicera cerca o el borrador, de seguro que volaba hasta aterrizar en alguna parte del cuerpo, suerte que los libros los cargaba en una bolsa y me los colgaba en la espalda, la reacción de todos al ver eso era darse la vuelta para truncar el trayecto del objeto con los libros, sí que era efectivo, puesse evitaban posibles lesiones. Yo no sé exactamente dónde fue formada la maestra, pero me daba la impresión que era discípula de algún pelotón que había participado en la revolución mexicana, y no lo digo por lo grande que se miraba, lo digo porque siempre hablaba de Don Francisco Villa y Don Emiliano Zapata, y eso sí que era interesante.

Volvamos al momento en que me di cuenta que no había niños jugueteando, con el corazón acelerado decidí acercarme al salón, de repente me acercaba un poco pero luego las piernas ya no respondían y me quedaba tiesa, inmóvil como zarigüeya, total, después de un rato de intentarlo el conserje acudió a mi ayuda, sabía qué me costaba trabajo llegar al salón así que me ayudó a llegar a él de forma muy rápida y, cuando estaba ahí parada en la puerta, mis ojos no daban crédito a lo que sucedía. Un grupo de hombres y mujeres habían domado a la maestra Bertha, ella me miró y sonrío de tal forma que no sabía si era una sonrisa sincera o amenazadora o un engaño, pues jamás se la había visto, después de esa enorme sonrisa, una palabra salió de lo que no creo que haya sido su voz verdadera -¡pásate mi niña!- las piernas no me respondía, y creo que todos observaban mi cara de asombro y horror al mismo tiempo, porque el grupo de adultos se hecho a reír, entré con los cabellos enmarañados y el moco a medio salir; mis ojos aún se abrieron más, cuando observé que a todos nos brindaron un bote de cartón que contenía leche sabor chocolate, y un pan dulce que se encontraba en un canasto en el centro del salón, fue el momento más feliz de mi año escolar, comprendí que todo este tiempo la maestra Bertha llegaba de mal humor porque no tomaba leche sabor chocolate y tampoco comía pan, la mayaría de nosotros ya estábamos acostumbrados, sabíamos controlar nuestro temperamento permaneciendo callados en nuestros asientos, sin ganas de correr, con la mirada perdida y sin deseos de preguntar nada, por eso el salón era tranquilo, la única que no sabía qué hacer con su hambre era la maestra.

Los tres días restantes abrí los ojos muy temprano esperando llegar a la escuela y encontrar nuevamente al grupo de hombres y mujeres que habían llevado la leche y el pan mágicos, pero como sucede en la mayoría de las historias, jamás regresaron, la maestra volvió a sus gritos habituales pero, nosotros, habíamos cambiado, conocíamos la fórmula, ya no agachábamos la cabeza mirando al mesabanco, ahora nos sentábamos erguidos asomándonos por la ventana, esperando que en una de esas llegara la leche sabor chocolate y el pan que cambiaría el mal humor de la maestra y, de paso, llenara nuestros estómagos.

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • muy muy bueno!!!!

    «CAMBIAMOS NOSOTROS»

  • Excelente anécdota, hechos ciertos porque durante años los niños fuimos víctimas de violencia escolar por parte de los profesores, descargando en la comunidad estudiantil de educación básica, todos sus traumas, frustraciones, abuso de autoridad ya que la cultura o costumbre de ese tiempo, era que los padres de familia autorizaba a los profesores a golpear en signo de corrección a los comunidad estudiantil, aprovechándose de esa autorización de los padres de familia; tengo experiencias vividas de mis años de estudio en la primaria donde observaba como las maestras golpeaban a mis compañeros, recuerdo perfectamente cuando la maestra la aventó el borrador a Pillo, así le decíamos, este se agachó y le pego a Rodrigo en la frente.

    Ese era el grado de violencia que todos los días se vivía en las aulas.

    Es Cuanto. 

  • Agradezco a Artemisa Lacoreta que con su narrativa nos haya recordado aquellos maravillosos días en que el IMPI nos hacía felices con sus DESAYUNOS ESCOLARES.

This reply was deleted.

ALFONSO CEPEDA ES UN ESPURIO

Profesor Evaristo Velasco Álvarez

En todo el país, el magisterio nacional afiliado al SNTE, está dividido como resultado de las acciones malsanas, convenencieras y leoninas de Alfonso Cepeda al frente del sindicato más poderoso de América…

Leer más…
Comentarios: 0
Víctor Daniel Nateras Espinoza shared their article on Facebook
Hace 1 hora
Roberto González Short replied to JOSE RAFAEL ROJAS CALVILLO's discussion DESAFÍOS DEL FEDERALISMO FISCAL MEXICANO in Pluma en Derecho
"Sobrio, contundente y muy bien documentado, con copia para esos 'Países Bananeritos'..."
Hace 14 horas
Pedro Pablo Polo Anaya han compartido sus vídeo en Facebook
ayer
Ángel Rafael Martínez Alarcón’s blog post was featured
 Ángel Rafael Martínez Alarcón
te quiero en mi paraíso es decir que en mi país la gente viva feliz aunque no tenga permiso… Benedetti. 
El pasado lunes 14 de septiembre del 2020, se cumplieron los cien años del natalicio de  Mario…
Domingo
Roberto González Short compartió su publicación de blog en Facebook
Domingo
Ángel Rafael Martínez Alarcón’s blog post was featured
 
COMUNICADO DOMINICAL. Arquidiócesis de Xalapa. 20/09/2020
La libertad de expresión es un derecho humano básico, constitucional, fundamental e inherente y necesario de la naturaleza humana. Se trata de uno de los derechos fundamentales que tiene…
Domingo
JOSE RAFAEL ROJAS CALVILLO’s discussion was featured in Pluma en Derecho
DOCTORANDO JOSÉ RAFAEL ROJAS CALVILLO / PRENSAMÉRICA MÉXICO
Lo primero que debemos de hacer para entender al Federalismo Fiscal Mexicano, es definir qué es Federalismo; para quien escribe, Federalismo es la forma de gobierno mediante la cual un…
Domingo
Roberto González Short liked JOSE RAFAEL ROJAS CALVILLO's discussion DESAFÍOS DEL FEDERALISMO FISCAL MEXICANO in Pluma en Derecho
Domingo
Roberto González Short shared their group on Facebook
Domingo
The group Pluma en Derecho was featured
Domingo
Cesar Alberto Merchant Rey compartió su discusión en Facebook
Domingo
JOSE RAFAEL ROJAS CALVILLO compartió su discusión en Facebook
Domingo
Más...
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201