7467699864?profile=RESIZE_400x

DOCTORANDO JOSÉ RAFAEL ROJAS CALVILLO 

Cuando los padres de un menor se separan, eventualmente terminan sometiendo sus controversias ante un Órgano Jurisdiccional, que de inicio y de manera provisional define la forma en que habrán de ministrarse al menor y a través de quienes se pagarán, es decir, quien cobrará esas cantidades a nombre del menor, entre otras medidas, y se señala quién habrá de detentar la Guarda y Custodia, de manera provisional. Posteriormente, ya sea por acuerdo de voluntades o por sentencia, se resuelven estas cuestiones de manera definitiva, hoy sólo nos enfocaremos en la cuestión de la Guarda y Custodia.

Bien, al convenir o resolver el juez respecto a quién detentará la Guarda y Custodia del menor, (tomando en cuenta que la Patria Potestad quedará intocada, es decir, corresponde a ambos progenitores) y en ese momento se fija el lugar en que se ha de ejercer la misma, fijándose un régimen de visitas y convivencias con el progenitor no custodio.

Pero,m ¿qué ocurre cuando el custodio del menor unilateralmente decide sustraer al menor del lugar donde debería resguardarlo, sin avisar de esto al otro progenitor?, es ahí donde empieza el conflicto, para el caso de ser al revés, es decir, que el progenitor no custodio sustraiga al menor, la Ley contempla justamente el delito de Sustracción de menor, esta figura la contemplan los artículos 171 al 173 del Código Penal para el Distrito Federal.

Pues bien, aquí es donde empieza el nuevo calvario del padre o madre a a quienes han privado de su hijo, violentando el derecho del menor a convivir con él, o ella, irónico que quien deba proteger y velar por el Interés Superior del menor sea el quien lo vulnere, ahora, en caso que esto suceda, conviene precisar que los artículos 164, 168, 413, 414, 416, 418 y 422 del Código Civil para el Distrito Federal, se desprende que la Patria Potestad se ejerce por los padres sobre la persona y los bienes de los hijos, y en caso de la separación de los progenitores, ambos deberán continuar con el Cumplimiento de sus Deberes, quedando el menor bajo los cuidados y atenciones de Uno de ellos (custodia), mientras que el Otro tendrá la obligación de contribuir con el que custodia, al menor en todos sus deberes, conservando sus Derechos de Convivencia y vigilancia, si no fue privado de la patria potestad. Por consiguiente, el progenitor que detenta la guarda y custodia sobre el menor, no puede cambiar unilateralmente el Domicilio de éste, ya que la titularidad de esos derechos no implica un Poder Absoluto y Exclusivo, para determinar el lugar en que deba vivir el infante, porque tratándose de esa decisión tan importante, debe intervenir también el otro progenitor, ya que al estar en pleno ejercicio de la Patria Potestad, conserva el Derecho de Convivir con su hijo e incluso, la obligación de velar por la formación física, espiritual y moral del menor, de modo que al variar domicilio del menor sin dar aviso al progenitor no custodio, no sólo se vulnera el derecho de este, sino que, más lamentable aún, se conculca el Interés Superior del Menor.

Resultando entonces, que además de los recursos que se contemplen por la Vía Civil, el padre o madre que han sido ilegalmente privados de su derecho a convivir con sus hijos y éstos del Derecho a Ser Cuidado por ambos padres, vulnerando su Interés Superior, y ante la aparente falta de legislación penal que contemple el ilícito que se comete, debe saber que en estas situaciones el Estado se encuentra obligado, conforme a la Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley General de los Derechos del Niño y Adolescentes, a establecer mecanismos que garanticen a las personas menores de 18 años de edad el Derecho a mantener relaciones personales y trato directo con ambos progenitores de forma regular, asegurando así la continuación de la convivencia familiar y su Interés Superior.

Por lo que el no custodio debe buscar la proteccion que le ofrecen e invocar los preceptos de La Ley General de los Derechos del Niño y Adolescentes, que reconoce los Derechos Humanos de las personas menores de edad, entre otros, a vivir en familia, conocer y convivir con ambos progenitores, y a que se les proporcionen las condiciones de vida que favorezcan su desarrollo integral; asímismo, establece que en toda decisión que los involucre, incluyendo la relativa al ejercicio de la Guarda y Custodia, deberá considerarse primordialmente su interés superior por encima de los intereses individuales de quienes ejercen sobre ellos(as) la patria potestad y podrá en todo momento acudir a realizar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de Justicia que corresponda a su lugar de residencia, a efecto de que se realice la investigación de los hechos. Esa autoridad tomará las medidas necesarias para salvaguardar su integridad, pudiendo acudir también a la Procuraduría de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, quienes están facultadas por la Ley General De Niños Niñas y Adolescentes, para solicitar el auxilio de los Gobiernos federales, estatales y municipales, e investigar el paradero de niñas, niños o adolescentes, que fueren sustraídos, para lograr su retorno con la persona que tiene Patria Potestad sobre ella, aunque no detente su Guarda y Custodia, y elaborar un plan de restitución de derechos que considere su protección integral y tenga como base el interés superior de la niñez y adolescencia.

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –

Respuestas

  • Letra Muuuuy Fina, estamos acá retomando el Compromiso de la Pureza Jurídica, Bellos argumentos, Sólidos Alegatos, simplemente..., PERO si tomamos este Artículo como Doctrina: 1-- Lograríamos instalar esa Utopía anhelada del Perfect-World..., o bien a la Hispana, lograríamos hacer respetar tantos derechos...

    Un trabajo IMPECABLE. PULCRO. R:.E:.S:.P:.E:.T:.A:.B:.L:.E:.

This reply was deleted.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201