¿QUÉ ENTENDEMOS POR SOBERANÍA?

6028620100?profile=RESIZE_710x

Para hablar de Soberanía es necesario hacer mención del concepto que tienen algunos tratadistas del Derecho; Aristóteles hablaba de “autarquía”, Jellinek afirma que era sinónimo de “autosuficiencia”, es decir, implicaba la capacidad de un pueblo para bastarse a sí mismo y realizar sus fines sin ayuda o cooperación extraña. En Roma se utilizaban las expresiones “maiestas”, “potestas” o “imperium”, que significaban la fuerza de dominación y mando del pueblo romano.

“Bielsa tratadista argentino asevera que “La Soberanía es un concepto jurídico y político, pero sobre todo es lo primero. La Soberanía es atributo exclusivo del Estado”.

“Para De la Cueva, tratadista mexicano, “La Soberanía no es un poder ilimitado e ilimitable; esta fórmula podría ser una caracterización negativa de la Soberanía, pero no nos dice cuál es su esencia: la soberanía es la cualidad del Estado de auto-determinarse o de auto-organizarse; el Estado no está subordinado a un derecho natural que no existe, pero tampoco es el Estado un poder que conduzca a la anarquía, porque ello es la destrucción del propio Estado; en consecuencia, el Estado tiene que dictar su constitución; puede, según dijimos anteriormente, escoger el contenido de su constitución, pero no puede dejar de darse una constitución. Ahora bien, cuando el Estado dicta su constitución sin la intervención de ningún otro poder, cuando actúa como poder supremo e independiente, decimos que es un Estado soberano”.

El propio poder es soberano, en cuanto que no está sometido interior o exteriormente a ningún otro; puesto que lo soberano “designa un poder que no admite ninguno por encima de él; una potencia que en la esfera donde está llamada a ejercerse, no sustituye a ninguna otra”.    

Veamos ahora como consagra la Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos la Soberanía en el siguiente precepto:

Artículo 39.- La Soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Para entender lo que es la Soberanía es requisito sine qua non remitirnos a nuestra Carta Magna que nos da un concepto más claro del término en mención, que la soberanía es el poder inalienable que tiene el pueblo de en todo momento alterar o modificar la forma de su gobierno, es decir, los ciudadanos son los únicos que pueden exigir al gobierno que modifique las políticas públicas que aplica para gobernar al pueblo siempre y cuando causen perjuicio, o cambiar el gobierno antes de que termine el periodo por el cual fue electo, el Presidente de la República, Gobernador, Presidente Municipal, siempre y cuando comentan faltas graves en el desempeño de su encargo; la Soberanía es el poder que tiene el Pueblo para vigilar el desempeño de sus autoridades, así mismo vigilar que el ejercicio de gobierno sea con justicia, democracia, honestidad e igualdad.

Ese poder del Pueblo lo deben respetar los gobernantes porque se deben a la ciudadanía que democráticamente los eligió para que los represente y gobierne razón suficiente para que el pueblo sea respetado por las autoridades.

En un Estado de Derecho democrático la voluntad del Pueblo debe ser respetada; hoy en día vemos a nivel mundial que la ciudadanía se organiza para protestar en contra de políticas públicas que consideran pueden causar perjuicio al Pueblo, acción a la que recurren no porque sea la forma legal, adoptan esas medidas al ver que no son escuchadas sus peticiones y es ahí cuando se rompe el Estado de Derecho; ya que las protestas siempre van a causar perjuicios a terceras personas y el gobierno no aplica la ley para no perder votos y es ahí donde se rompe el Estado de Derecho.

La Soberanía debe ser el medio para lograr un equilibrio justo entre los gobernantes y gobernados; para llegar acuerdos en beneficio de la población, por ser quien merece vivir en mejores condiciones cada día.

La Soberanía de un país no puede ser intervenida por otro Estado que quiera o intente conducir o cambiar la forma de gobierno de la nación que pretenda mancillar su soberanía; en casos de esa naturaleza el pueblo debe defender a su país del enemigo extranjero, por ser en quien reside la Soberanía nacional; razón por la cual las naciones han luchado por su independencia de otras naciones como sucedió en México con el Cura Miguel Hidalgo y Costilla, quien incitó al Pueblo a luchar por la independencia de la Corona española el 16 de septiembre de 1810; ese movimiento armado de los indígenas y criollos mexicanos sentó las bases para construir la nación mexicana como Estado democrático con tres órdenes de gobierno como son los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; lo que dio nacimiento al México Constitucional, democrático con soberanía propia que ya no dependía de otra nación. Hoy los mexicanos siguen gozando de esa obligación de estar pendientes de que la Soberanía nacional no se vea atropellada por las autoridades o por alguna nación que intente invadir territorio mexicano.

Es Cuanto. 

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –

Respuestas

  • Con su Venia...

    Soberanía

      ¿Qué es? ¿Por qué existe? y ¿Para qué nos sirve? 

    ¿Realmente conocemos el significado de soberanía? o mejor aún. 

    ¿Realmente vivimos en un país dirigido por esta marcada figura? 

    Adentrémonos un poco más al tema  ¿Qué es la soberanía?  La palabra soberanía proviene del latín “super omnia”, que significa "sobre todo" o "poder supremo”. La soberanía es el poder político supremo que corresponde a un Estado independiente, sin ninguna interferencia de fuentes o cuerpos externos. En teoría política, la soberanía es un término sustantivo que designa la autoridad suprema que posee el poder último e inapelable sobre algún sistema de gobierno. La suprema dirección de la voluntad general, donde cada miembro es una parte indivisible del todo. De esta forma el estado debe ser capaz de proteger a las personas y sus bienes con toda la fuerza común disponible en la sociedad. El hombre en su estado natural es libre, pero al unirse voluntariamente al contrato social artificial sale de su estado natural por razón de las necesidades que le surgen para convivir en la nueva sociedad. 

    Muchos son los tratadistas que han contribuido con sus obras alrededor del mundo en relación al tema de la soberanía, en esta ocasión quisiera abordar el tema de forma personal desde la perspectiva de la obra de Jean–Jacques Rousseau, (1712-1778) filósofo francés del siglo XVIII quien con su obra creada en 1762 “El Contrato social o los principios del derecho político”. Esta Idea política que influyo profundamente para iniciar la Revolución Francesa de (1789-1799). Esta obra hizo tan impopular a Rousseau al sacudir la sociedad monárquica de Francia que le costó el destierro en Suiza, (regresó a Francia en 1776 bajo un nombre falso).

    Argumenta Rousseau en su obra, que el poder que rige la sociedad es la voluntad general que mira por el bien común de todos los ciudadanos. Pero este poder sólo toma forma cuando cada persona en común pone todo su valor bajo la suprema dirección de la voluntad general, donde cada miembro es una parte indivisible del todo. De esta forma la sociedad debe ser capaz de proteger a las personas y sus bienes con toda la fuerza común disponible en la sociedad.

    El hombre en su estado natural es libre, pero al unirse voluntariamente al contrato social artificial sale de su estado natural por razón de las necesidades que le surgen para convivir en la nueva sociedad. La moral y la razón son ahora necesarias para establecer un régimen normativo en el nuevo contrato social para evitar la dominación de unos sobre otros y también para también lograr la representación y participación de todos los miembros de la sociedad. De aquí nace la idea de la democracia, donde todos los miembros reconocen ahora la autoridad de la razón para unirse por una ley creada por ellos mismos.

    Esta nueva sociedad recibe ahora el nombre de Republica donde todos los miembros viven en común acuerdo. La nueva idea Política del Contrato Social de Rousseau de 1762 fue considerará como la idea precursora de la lucha de independencia en México.

    Por, sobre todo, la proclamación del principio de la voluntad popular; de que la Soberanía reside en el Pueblo, idea política totalmente contraria al postulado político-teológico de la corona española que sólo aceptaba que el postulado de que el Rey sólo recibía la Soberanía de Dios –“omnis potestas a Deo”-.

    Ideología que bien justificó la permanencia del régimen monárquico absoluto por varios siglos como forma de gobierno. Porsupuesto que en la Nueva España los círculos de conservadores y la rancia monarquía defendían el postulado “omnis potestas a Deo” al grado tal de catalogar como herejía el principio de la Soberanía popular de Rousseau…

    Al grado tal fue la reacción de la monarquía en México que el Tribunal del Santo Oficio en México lanzó un edicto el 27 de agosto de 1808 publicado los días 4 y 5 de septiembre del mismo año en el Diario de México; en dicho edicto se mencionaba… “que se debía denunciar sin temor al Santo Oficio a cualquiera que se desviare del principio fundamental de que el Rey recibía la Soberanía de Dios mismo y que este principio debía creerse con fe divina. Que la idea de la Soberanía del Pueblo de Rousseau era una herejía manifiesta que contravenía la obediencia a los monarcas establecidos”…

    En verdad la Teoría Política de Rousseau vino sacudir a todo el orden político y social de la época; contribuyó para sostener las ideas liberales y reformistas mismas que fueron adoptadas por los caudillos Independentistas en México para iniciar la lucha de independencia en México. Curiosamente, la idea de la voluntad popular de Rousseau ya se veía reflejada en la misma constitución española de 1812 en su artículo 3° donde se mencionaba… “que el poder soberano reside esencialmente en la nación, que pertenece a esta y que esto no es sino la voluntad general que emana del contrato social”…

    José María Morelos (1765-1815) a diferencia de Miguel Hidalgo e Ignacio López Rayón caudillos independentistas; personificaba al pueblo de México que habla y lucha. La lucha de Morelos era contra España para alcanzar la independencia de la nación, pero también contra los criollos que mantenían al pueblo explotado con crueldad. La lucha de Morelos era externa contra España y al mismo tiempo interna en una lucha de clases; la más violenta del siglo XIX. 

    Y no importaba el tiempo que transcurriera para obtener la soberanía, pues la libertad de los hombres es imprescriptible. El alcance social de la lucha de Morelos se debió a que como cura llegó a conocer el sufrimiento y la miseria del Pueblo y esto lo coloca como uno de los grandes héroes de la historia de México. Y basta con leer la versión de la entrevista entre Morelos y Andrés Quintana Roo que tuvo lugar el 13 de septiembre de 1813 para darse cuenta de la grandeza de este gran caudillo:

    Dice Morelos: “Soy siervo de la nación porque esta asume la más grande, legitima e inviolable de las soberanías, quiero que tengan un gobierno dimanado del pueblo; que rompa todos los lazos que la sujetan y acepte y considere a España como hermana y nunca más como dominadora de América.

    Quiero que hagamos la declaración de que no hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el patriotismo y la caridad; que todos somos iguales, pues del mismo origen procedemos; que no haya privilegios ni abolengos; que no es racional ni humano ni debido que haya esclavos, pues el color de la cara  no cambia el del corazón ni el del pensamiento; que se eduque a los hijos del labrador  y del barretero como a los del rico hacendado; que todo el que se queje de justicia, tenga un tribunal  que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y al arbitrario.

    Que se declare que lo nuestro ya es nuestro y para nuestros hijos, que tengan fe, una causa y una bandera bajo la cual todos juremos morir, antes que verla oprimida como lo está ahora y cuando ya sea libre estemos listos a defenderla". El 14 de septiembre de 1813, en su texto político “Sentimientos a la Nación”, Morelos expuso el pensamiento de Rousseau al referirse acerca de la Soberanía popular en el artículo 5°…. “La soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, el que sólo quiere depositarla en sus representantes, dividiendo los poderes de ella en; Legislativo, Ejecutivo y Judiciario”…

    En la primera Acta de la Independencia Mexicana del 6 de noviembre de 1813 se establecía que la soberanía en favor de la América Septentrional…”, quedaba rota para siempre jamás y disuelta la independencia del trono español”, y estando capacitada para “establecer las leyes que más le convengan para el mejor arreglo y felicidad interior, para hacer la guerra y la paz y establecer alianzas con los monarcas y republicas”.

    Sin duda, el documento que con mayor fidelidad acoge la Teoría de Rousseau en la nueva nación mexicana es la Constitución de Apatzingán del 22 de octubre de 1814.

    Aunque oficialmente este documento fue llamado “Decreto Constitucional de Libertad de la América Mexicana” en su artículo 2° postuló… “La facultad de dictar leyes y establecer la forma de gobierno que más convenga a la sociedad”… En el documento llamado 'Reglamento Provisional Político del Imperio Mexicano', del 10 de enero de 1823, en su artículo 5° se declaraba que… “La nación mexicana es libre independiente y soberana”…

    Derivada de la Constitución de Apatzingán de 1814, se estableció en el Acta constitutiva de la Federación promulgada el 31 de enero de 1824 que: la Soberanía reside radical y esencialmente en la nación y por lo tanto únicamente esta tiene el derecho de adoptar y establecer por medio de sus representantes la forma de gobierno y demás leyes fundamentales que le parezcan más convenientes” ….

    La Constitución Federal de 1824 en su artículo 1° establece que “la nación mexicana es para siempre libre e independiente del gobierno español y de cualquiera otra potencia,” y en su artículo 4° menciona que “se adopta para su gobierno la forma de republica representativa popular y federal”. Resultado de la lucha de la Revolución Mexicana y con el triunfo del Ejército Constitucionalista, el congreso constituyente promulga el 5 de febrero de 1917 en la ciudad de Querétaro, la presente constitución mexicana.

    En los artículos 39, 40 y 41 queda establecida la Teoría Política del Contrato Social y la Voluntad Popular de Rousseau de 1762, quedando como sigue:

    Artículo 39. La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

    Artículo 40. Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental.

    Artículo 41. El Pueblo ejerce su Soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia de éstos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constitución Federal y las particulares de los Estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal.

    La renovación de los poderes Legislativo y Ejecutivo se realizará mediante elecciones libres, auténticas y periódicas.

    En conclusión mucho se ha escrito con relación a la Teoría Política de la Voluntad Popular de Rousseau; se ha analizado el significado de esta y sobre todo, cómo influyó y dio origen para los ideales de la lucha de independencia en México. Es un hecho que gracias a la profunda convicción de los grandes héroes y caudillos mexicanos se obtuvieron grandes logros; logros que dieron origen a nuevas leyes; para establecer la Soberanía de nuestra nación, con todo lo que esto significa y sobre todo de las consecuencias de estos grandes logros.

    Es cuanto.

  • Comentado atrevidamente al pasar...

    Más que un discreto desafío, pretender seguir viendo nuestro mundo en este siglo con los lentes de Aristóteles y Jellinek, y esperar ver nítida nuestra global aldea, es, creo yo, casi una utopía, una que mantenemos vigente porque somos buenos para la retórica y la oratoria. Y lo digo porque una cosa es lo que nos enseñan en la universidads y en nuestra Augusta Orden, y otra es la trepitante Realidad en el miserable mundo de las pasiones humanas, algo parecido a un Primer Misterioso Viaje que alguna vez hice. No es lo mismo la Letra que los cambios de los tiempos.

    Ya el Honor, la Virtud ni el Deber Ético son las fuerzas que mueven estos movimientos reformadores de las Fuerzas Vivas en el Mundo, hoy se llega al Poder para 'desquitarnos' del Otro, porque para muchos 'sólo es Soberanía cuando me favorece', es también riesgoso quedarse en formatos del pasado, cuando un pensador, un estadista o un Consejo deliberaban mucho y se pensaba en ese bien del Pueblo, ahora no, las redes sociales acaban con cualquier argumento, o al menos lo enfrentan y se ensucian las ideas en el camino.

    Lo que pasa es que ya el arcoiris no lo pinta sólo Dios en el cielo para que nosotros lo disfrutemos, ya el Hombre no quiere quizás repetir como loro muchas viejas ideas que, 'Al final del Día' como dice un querido amigo, sólo nos son útiles para patentar nuestro nivel académico e inclusive para un buen Cierre en un juicio...

    Yo entiendo por Soberanía, algo así como un idea al qué defender, como los Diez Mandamientos, los que todos apoyamos pero..., sólo aquellos que nos conviene cumplir. No lo hago así, pero así pasa.

    Quizás no sea tan descabellada construir e intalar definitivamente un Nuevo Orden Mundial que se imponga, no lo que tenemos, corrupción, mafias en la Política etc.  etc. Pretender medir nuestro Mundo con simplemente la base de nuestro antepasados y bien iluminados, me parece a mí, poco letrado y dudoso en este terreno de jueces y abogados, no poder aquilatar el peso del escrito. Esperaré leer otros comentarios, para reanudar mi valoración.

    Roberto González Short. / Chile.

    • Roberto González Short, hoy en día el mundo se encuentra globalizado por las potencias capitalistas, y soy un convencido de que el libre comercio bien aplicado puede dejar atrás la pobreza por la razón que todas las personas se emplearán, y la economía de cada país sería mejor para los gobernados.

      Por otro lado tenemos gobiernos de izquierda con ideal de querer controlar la economía, no permitir el crecimiento de la iniciativa privada; ya que su ideal es darle dádivas a los diferentes grupos sociales lo cual no ayuda al desarrollo económico de la nación, y mucho menos de las familias.

      En ambos sistemas económicos se atropellan los derechos humanos; la economía de libre comercio explota al empleado, el pago de mano de obra es demasiado devaluado; a cierta edad no dan trabajo a las personas ocasionando desempleo y pobreza. La economía socialista genera más pobreza ya que no otorga garantías a los empleadores para que generen empleos, los derechos humanos y fundamentales como: trabajar o desempeñar la actividad que mejor convenga a la persona se ve obstruida al no encontrar empleos, atropellando el derecho a desarrollarse por sus propias capacidades.

      Conclusión: ambos sistemas económicos atropellan la soberanía de los ciudadanos y los que aún no han adquirido la ciudadanía por su minoría de edad, ya que no permiten que ellos decidan lo mejor para cada uno y por consecuencia el derecho de ejercer la soberanía en su propio territorio se ve coartada por el tipo de gobierno; un nuevo orden mundial suena innovador pero es totalmente desconocido ya que aún no se conoce los alcances y los límites; siempre es mejor el respeto a la soberanía de cada Nación.

      Es Cuanto. 

This reply was deleted.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201