7583012874?profile=RESIZE_192X

Al resolver la Contradicción de Tesis 264/2019, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que de la lectura del artículo 10 constitucional es posible advertir que consagra el derecho de los habitantes, sujeto a ciertas condiciones, de poseer armas en el domicilio, con un propósito de seguridad y legítima defensa; quedando exceptuado del ejercicio de ese derecho, la posesión de armas prohibidas por la ley federal, así como las reservadas para el uso exclusivo de la Fuerza Armada Permanente (del Ejército, Armada, Fuerza Aérea) y de los cuerpos de reserva.

Asimismo, dicho numeral constitucional prevé que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas, bajo los casos, condiciones y lugares que determine la ley federal.

Refiere la Primera Sala que el 22 de julio de 1994, se reformaron diversos preceptos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, con la finalidad de aclarar que además de la portación, también se sancionaba a partir de la entrada en vigor de esa reforma, la posesión de armas reservadas para el uso exclusivo de las fuerzas castrenses, cuando no se contara con el permiso correspondiente, con independencia de si la posesión ocurría en el domicilio del activo, ya que anteriormente constituía únicamente una infracción de carácter administrativo.

La Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y su Reglamento distinguen entre lo que es la posesión y la portación de armas, y nuestro Máximo Tribunal considera que de acuerdo al texto de la Constitución General y de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, cuando una persona tiene un arma de fuego en su domicilio se entiende que la posee; mientras que si la extrae de dicho lugar, la porta; y si cualquiera de esas conductas se lleva a cabo excediendo las condiciones y limitantes que establece la propia Constitución y su Ley Reglamentaria que es la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, se comete un ilícito.

Por lo que es jurídicamente válido concluir que las características del arma que el gobernado tiene en su domicilio son relevantes para determinar si se está ante una infracción administrativa o frente a una conducta delictiva.

Si se trata de un arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, el determinar si se está ante una posesión o portación, dependerá del lugar en el que se lleva a cabo la tenencia, pero no de las características del arma, es decir, dependerá de si el arma se encuentra dentro del domicilio o si es extraída del mismo.

Por lo que si se trata de un arma de fuego de las cuales está permitida su tenencia en el domicilio, pero no se efectuó su registro ante la Secretaría de la Defensa Nacional, dará lugar a la sanción administrativa correspondiente en términos del artículo 77, fracción I y último párrafo, de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos; pero, si la tenencia se da fuera de su domicilio sin contar con la autorización o licencia correspondiente, entonces se actualizará el ilícito penal de portación de arma de fuego sin licencia.

Por otro lado, si se tiene en el domicilio un arma de fuego de las reservadas para las fuerzas armadas, se estará ante el delito de Posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea, en tanto que esa conducta se encuentra sancionada penalmente y no está amparada bajo el derecho previsto en el artículo 10 de la Constitución Federal de posesión de armas en el domicilio; sin embargo, si el sujeto activo tiene el arma de esas características bajo su disponibilidad y fuera de su domicilio, se configurará el delito de Portación de arma de fuego de uso exclusivo de las citadas fuerzas armadas.

Por lo que la configuración del delito de posesión de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas o del diverso ilícito de portación de arma de fuego, dependerá del lugar en que el sujeto activo lleve a cabo la tenencia del arma, es decir, si la tiene o lleva consigo en el interior de su domicilio o si la tiene o lleva consigo fuera de su domicilio.

De dicha Contradicción de Tesis está pendiente de publicarse en el Semanario Judicial de la Federación, la siguiente Jurisprudencia:

POSESIÓN DE ARMA DE FUEGO DE USO EXCLUSIVO DEL EJÉRCITO, ARMADA Y FUERZA AÉREA. SE ACTUALIZA ESTE DELITO CUANDO UNA PERSONA LA TIENE O LA LLEVA CONSIGO EN EL INTERIOR DE SU DOMICILIO.

El artículo 10 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos desde su origen distingue la posesión de armas de la portación de armas y, en su texto vigente, prevé el derecho de los habitantes de la República Mexicana a poseer armas en el domicilio, con un propósito de seguridad y legítima defensa; quedando exceptuado del ejercicio de ese derecho la posesión de armas prohibidas por la ley federal, así como las reservadas para el uso exclusivo de la Fuerza Armada Permanente y de los cuerpos de reserva. Además, prevé que podrá autorizarse a los habitantes la portación de armas en los casos, condiciones y lugares que determine la citada ley federal. Así, de conformidad con la Constitución y con la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos (ley reglamentaria de la materia), para determinar si se actualiza el delito de posesión, o bien, el de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea, es de trascendencia el lugar en que se tenga el arma de fuego, de manera que la posesión se dará cuando una persona la tiene o la lleva consigo en el interior de su domicilio, mientras que la portación será cuando la tiene o la lleva consigo fuera del domicilio. En esas condiciones, atento al principio de exacta aplicación de la ley penal previsto en el artículo 14 constitucional, el delito de posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea se actualiza cuando una persona es sorprendida con un arma de esas características en su domicilio, pero no se configura el delito de portación de esa arma, precisamente porque la tenencia se da dentro de su domicilio, sin que sea relevante que el arma de fuego sea de uso exclusivo de las fuerzas armadas, pues si bien la posesión no puede considerarse amparada bajo la previsión del artículo 10 referido, lo cierto es que las características del arma no varían la acción de posesión que dará lugar a la conducta delictiva.

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201