LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

 3660263515?profile=RESIZE_710xPor: Roberto Godínez Soto  

El camino es personal e intransferible. Nadie lo puede caminar por ustedes. El Maestro solamente puede señalarles el camino, pero no mucho más”.

Para nosotros los albañiles es importante leer, pero más importante es el aprendizaje vivencial, ya que los libros no nos dan toda la verdad. Por eso la importancia de las reuniones en donde, debatimos y escudriñamos los símbolos y las alegorías, así como las representaciones ritualisticas.

La lectura es una actividad personal, pero las reuniones son colectivas y en ellas cada uno de nosotros va forjado su propio saber. A todo esto, tenemos que practicar la meditación, para llegar a un estado de conciencia y reaprender los nuevos conocimientos adquiridos. 

«El hijo de un ladrón estaba preocupado porque su padre ya estaba muy viejito y empezó a pensar de qué manera podría sostener a su familia cuando éste muriera. Finalmente decidió aprender el arte de robar y le pidió consejo a su progenitor. Éste le dijo que en la noche le podría enseñar los fundamentos del oficio.

Y así fue, esa noche el padre llevó a su hijo a una gran mansión y, tras colarse por una ventana, se metió en una habitación, donde abrió un enorme baúl y pidió a su hijo que se metiera en él para sacar unos costosos vestidos. Apenas el muchacho se introdujo en el baúl, el viejo hizo caer la tapa y le puso un candado.

Después de esta acción, el padre fue hasta la puerta principal y golpeó con fuerza la puerta principal, despertando a los moradores de la mansión, para después escapar rápidamente por la acera. Asustados ante el escándalo, los dueños de casa encendieron las luces y, tras darse cuenta que el ruido había sido provocado por ladrones, llamaron a la policía.

Mientras tanto, el hijo permanecía callado dentro del baúl maldiciendo a su padre e intentando comprender su acción. Finalmente, se le ocurrió una idea para salir de su encierro. Empezó a chillar imitando a una rata y cuando uno de los criados abrió el baúl para matar al roedor, el joven se escabulló corriendo por las escaleras, pero en ese preciso momento llegaba la policía, así que tuvo que salir por una ventana del segundo piso mientras que el criado avisaba a la policía que el intruso estaba intentando escapar por los techos.

Advirtiendo que la policía estaba muy cerca, el muchacho saltó a un jardín vecino, donde encontró un pozo y para engañar a sus perseguidores, tomó una gran roca y la arrojó al agua. Cuando los oficiales y los moradores de la casa llegaron al pozo, se convencieron que el ladrón había dado un mal paso y se había ahogado.

De vuelta en su casa, encaró a su padre y le acusó de sus desventuras. El viejo ladrón dijo a su hijo: «Perdóname, hijo. Pero, ¿de qué manera pudiste escapar?». El hijo contó sus peripecias y finalmente el padre sentenció: «Pues ya lo has logrado. Has aprendido nuestro arte». 

Es Cuanto.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201