LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godinez Soto

 

 

 

Los Albañiles estamos acostumbrados al significado del número cuatro: los cuatro elementos de la naturaleza (Agua, Fuego, Tierra y Aire); las cuatro estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno); los cuatro signos fijos del zodiaco (el Aguador, Tauro, León y Escorpión); las cuatro palabras (Saber, Querer, Osar y Callar); los cuatro estados de la materia (solido, liquido, gaseoso y plasma); los cuatro puntos cardinales (norte, sur, este y oeste) las cuatro fases lunares (luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante); y varios significados más.

En la tradición Sioux (Lakota), se lleva a cabo una ceremonia conocida como Calumet (Pipa sagrada) y está fundamentada en la siguiente interpretación cosmogónica:

Alce Negro los explica de la siguiente manera: “Lleno la pipa sagrada con la corteza del sauce rojo; pero antes de que la fumemos, debéis ver cómo está hecha y que significa. Etas cuatro cintas que cuelgan del cañón son las cuatro regiones del Universo: la negra representa el oeste, en el que viven las criaturas del trueno para enviarnos la lluvia; la blanca representa el norte, de donde viene el gran viento blanco que purifica; la roja representa el este, de donde brota la luz y donde mora el lucero del alba a fin de dar la sabiduría a los hombres; la amarilla representa el sur, de donde viene el verano y el poder de crecer. Pero estos cuatro espíritus no son en suma más que un espíritu, y esta pluma de águila simboliza el Uno, que es como un padre; pero representa también, los pensamientos de los hombres, que deben elevarse hacia las alturas como hacen las águilas.

¿No es el cielo un padre, y al tierra una madre, y todos los seres vivientes sus hijos, ya tengan pies, alas o raíces? Y este cuero de la boquilla, que ha de ser de piel de bisonte, indica la tierra, de la cual venimos y de cuyo seno nos nutrimos toda la vida, semejantes a recién nacidos, con todos los animales, pájaros, árboles y hierbas. Y porque significa todo esto, y más de lo que ningún hombre puede comprender, la pipa es sagrada[1].

Corolario

El siux al llevar a cabo la ceremonia del calumet, establece un vínculo con los cuatro puntos cardinales, además con la tierra y el cielo, ubicándose él mismo en el centro del mundo (la tienda, con su forma cónica). En la pipa coloca corteza de sauce, proveniente de la tierra, y la purifica por la acción del fuego, haciéndola suya e interiorizarla (al fumar). Lugo exhala el humo que asciende al cielo, actuando d este modo como un canal de unión entre el cielo y la tierra.

Es Cuánto.

 

[1] Del Montesexto, Phileas. La puerta del Templo. Pág. 110.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...