LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

 

3724359733?profile=RESIZE_710xPor: Faustino Francisco García Peña

Nuestra Augusta Institución tiene guardados grandes y maravillosos tesoros,  encerrados en su Código Moral,  tesoros intelectuales que si fueran puestos en práctica dentro del comportamiento de todos los seres humanos, el mundo sería progresista, reinaría paz y gran armonía, bienestar económico y social, en fin reinaría la felicidad más gloriosa, la que el ser humano por siglos ha anhelado en lo más profundo de su ser sin lograrlo hasta la fecha y menos aún en estos tiempos turbulentos que muchos países como el nuestro están arrostrando tiempos muy difíciles donde prevalece la corrupción, la delincuencia y la impunidad.

Sin embargo estos tesoros  han sido valuados por muy pocos hombres, hombres que aun siendo miembros activos de la institución los han visto de soslayo, no los han analizado profundamente ni mucho menos asimilado y que por ello, en el mejor de los casos, no se han atrevido a publicarlos a los cuatro vientos temerosos de que al pregonarlos en el ámbito profano sean desoídos  y juzgados como locos o ilusos, permitiendo así que el lamentable estado de cosas siga prevaleciendo, o bien también este efecto pueda ser posible que no den a conocer su contenidos por la apatía y pereza que prevalece dentro de muchos miembros de nuestra Augusta Institución que la ven, no como una institución al servicio de la humanidad, sino como un simple e intrascendental club social que solo trata de perseguir una ficticia superación personal .

Certeramente podemos aseverar, los que hemos asimilado el contenido del gran tesoro que implica  la práctica del Código Moral, que en él está la solución de todos los males que aquejan a la humanidad, sin embargo es necesaria la existencia de hombres valerosos y poseedores de  inmensa voluntad que despojándose de su egocentrismo y apatía se decidan a gastar su vida en bien propio y de la humanidad para pregonar en todos los ámbitos del orbe sus sabios preceptos.

He ahí mi inquietud y la razón de mi propuesta ya que si en todas los talleres de nuestro país, México, y porque no, también del mundo, todos los hermanos que las integran se decidieran a propagar los invaluables tesoros que contiene nuestro Código Moral, a través de la formación, como primera instancia, de grupos de jóvenes AJEF´s  para que así en  el futuro la sociedad en general, basada en la pujante juventud, goce de todos las bienaventuranzas que positivamente se pueden derivar de su práctica.

Corriendo el año 1944 nuestro Código Moral salió a la vida profana en México cuando Alfonso Reyes, a solicitud de Jaime Torres Bodet, entonces Secretario de Educación Pública, Alfonso Reyes (1889-1959), redactó en ese año un ensayo que llamó Cartilla Moral, inspirado en los principios que marca nuestro Código Moral.

A este punto, es lamentable saber que desde hace 74 años en que los mexicanos tuvimos la oportunidad de transformar a nuestro país, aplicando los principios patrióticos, cívicos, éticos y morales de nuestro Código Moral en el mundo profano nacional, mediante los principios asentados en la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, hasta ahora, el nuevo gobierno de nuestra nación esté propugnando por  ponerlos en práctica y no solo eso sino que aun pretende que sean apoyados por las reformas aplicables en nuestra constitución, nuestro nuevo gobierno trata de hacer esto tomando en cuenta que estos principios son básicos e ineludibles para lograr una transformación positiva en nuestra patria asumiendo la realidad de que, de haber sido considerados por los gobiernos anteriores al actual, y apoyado por los diversos intelectuales, se hubieran evitado infinidad de los males que ahora  atosigan a nuestro país pero que desafortunadamente, estas situaciones que ha heredado nuestro actual gobierno  lo obligan ha emprender una muy ardua tarea para regenerar la situación de nuestra nación, entendiendo que, simple y sencillamente, de haber sido aplicados con antelación, la corrupción que sufrimos hoy por hoy en muchos de los niveles de gobernantes, servidores públicos y empresarios así como la criminalidad en todos sus aspectos se habrían evitado.

Pero ¿qué hicieron y que siguen haciendo los liberales durante estos 74 años de haber salido a la luz la iniciativa de Alfonso reyes? Pues sencillamente ignorarla hacerse de la “vista gorda” para seguir gozando de su comodidad enclaustrados egoístamente en sus talleres a la manera de clubes sociales.

Por esta causa, insisto en que los liberales mexicanos ahora más que nunca deben despertar e iniciar así una ardua y tenas lucha por regenerar nuestro país mediante la publicación a nivel nacional de nuestro Código Moral a través de los grupos AJEF´s, como primera instancia, para lograr con el tiempo la transformación ética y moral que con urgencia necesita nuestra patria. 

Es Cuanto.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • Excelente artículo. Sin moral y sin ética sólo queda el profano vagando en ese escandaloso Primer Viaje Misterioso...
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201