LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

El origen de la religión cristiana es una mezcla de Budismo, Mazdeísmo, Mitraismo y Brahmanismo. La religión Católica 'Romana' tomó del Budismo de India antigua: la  Misa, el Rosario, los cirios, el incienso, los conventos, los monjes, las adoraciones perpetuas, y más. Del Mazdeísmo (Zend Avesta) adoptó el infierno, el paraíso y los ángeles guardianes. La influencia del Mitraismo en el cristianismo se debió a la Iglesia Católica, la cual adoptó muchas ideas no bíblicas, por ejemplo: Tras su nacimiento, Mitra fue adorado por pastores; El transitus (viaje de Mitra con el toro sobre los hombros) recuerda al Vía Crucis del relato evangélico; El mitraísmo era una religión de salvación: el sacrificio de Mitra tiene como finalidad la redención del género humano; Mitra recibía los apelativos de La Luz, La Verdad y El Buen Pastor; El banquete ritual de los fieles de Mitra tiene similitudes con la eucaristía cristiana; El día sagrado del mitraísmo era el domingo; El nacimiento de Mitra se celebraba el 25 de diciembre; Los atributos del pater -máximo nivel de iniciación en el mitraísmo- eran el gorro frigio, la vara y el anillo, muy similares a la mitra, el báculo y el anillo de los obispos cristianos. El Brahmanismo se fundamenta en la reencarnación y en la existencia de un Ser o Alma universal suprema, en la que el alma del hombre aspira a diluirse cuando se libere del cuerpo y consiga abandonar su karma.

La primitiva fe cristiana, donde la figura de Jesús sufriente, se originó principalmente en la necesidad de la identificación por parte de las masas sufrientes. Los adeptos a esta fe eran hombres que por causa de su situación vital, se hallaban llenos de odio hacia sus dirigentes y esperaban alcanzar su propia felicidad.

La transformación económica y la composición social de la comunidad cristiana altero la actitud psíquica de los creyentes. Se desarrolló el Dogma; la idea de un hombre que se convierte en Dios, pasa a ser la idea de un dios que se convierte en hombre.

La cuestión reside en el perdón y el amor que el padre ofrece a sus hijos sumisos, y simultáneamente en la posición regia y paternal que asume el doliente Jesús, mientras sigue siendo el representante de las masas sufrientes. Jesús llega eventualmente  a ser Dios, pues siempre fue Dios. Para las masas que conservan la esperanza de derrocar a los dirigentes, la fantasía cristiana primitiva era adecuada y satisfactoria, como lo fue el dogma católico para las masas de la edad media. La causa del desarrollo reside en el cambio ocurrido en el ámbito socio-económico y sus consecuencias sociales. Los ideólogos de las clases dominantes reforzaron y aceleraron este desarrollo al sugerir a las masas satisfacciones simbólicas y guiar su agresión por canales socialmente inofensivos.

Todas las Religiones de la Tierra desde la más remota antigüedad han venerado la Trinidad: En la India, a Brahma, Shiva y Bishnú; en el milenario Egipto, a Isis, Osiris y Tifón; en la Mitología romana Adonis, Venus y Cupido, eran emblema del Principio Generador de todo lo creado; en el Cristianismo, la Santísima Trinidad –Padre, Hijo y Espíritu Santo—ha perdurado a través de más de dos mil años en todos los Altares de la Tierra.

La base fundamental del cristianismo es el eclecticismo, por lo cual los albañiles deben de estudiar varios libros sagrados.

Es cuánto. 

Enviarme un correo electrónico cuando reciba comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • O sea, tenemos en Occidente entonces..., ¿una Fe reciclada o híbrida?
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.