LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

La esencia universal de los tres grados simbólicos como base necesaria de todo desarrollo ulterior:

 

                               

  APRENDIZ                         COMPAÑERO                     MAESTRO

Tiempo                          Pasado                               Presente                               Futuro

Estudio de                     El Origen                            La Esencia                           El Destino    

O sea, de                       Dios                                   Hombre                                 Vida

Números                        1, 2, 3                                4, 5, 6                                     7, 8, 9

Desarrollo                      Vertical                              Horizontal                             Céntrico

Relaciones                     Con Dios                           Consigo mismo                   Con los demás

Virtudes                          Fe                                     Esperanza                            Amor

Facultades                     Conciencia                        Inteligencia                          Voluntad

Etapas                            Iniciación                          Elevación                             Exaltación

Características               Purificación                       Iluminación                          Perfección

Correspondencias          Nacimiento                       Crecimiento                          Regeneración

Artes                              Gramática, Lógica y Retorica    Lógica, Aritmética y Geometría      Retorica, Música y Astronomía

 

Enviarme un correo electrónico cuando reciba comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.