LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

AMARSE LOS UNOS A LOS OTROS

¿Qué entendemos por fraternidad? Según el diccionario encarta: fraternidad: Amistad o afecto entre hermanos o entre quienes se tratan como tales.

La segunda obligación de los albañiles, es el deber de combatir las pasiones que deshonran al hombre, haciéndolo tan desgraciado, practicar la filantropía, auxiliando a los hermanos física y moralmente, previendo en lo posible sus necesidades y evitando sus infortunios, no perdiendo, ocasión de asistirlos con nuestros consejos y nuestras luces.

Asimismo, no debemos olvidar, lo que seguido decimos: “que la paz more entre nosotros y que nos una la fraternidad eternamente”.

Los albañiles le damos demasiada importancia a la fraternidad, y si no fuera de esta forma entonces nuestra augusta institución ya no existiría.

Hagamos una retrospectiva histórica, cuando en la antigüedad los albañiles eran perseguidos por el clero, según por herejes. Se les daba asilo siempre y cuando se identificaran por los signos y tocamientos de todos nosotros conocidos, si no hubiera existido esa fraternidad, entonces hubieran corrido peligro las esposas, hermanas carnales y toda mujer que estuviera viviendo con el hermano que daba refugio al hermano perseguido.

Partiendo de esa pequeña muestra histórica, debemos preguntarnos: ¿Qué sucedería si no hubiera fraternidad entre nosotros los albañiles?, ya que tratamos en los posible de socorrer a nuestros hermanos en desgracia como lo haría con nosotros un hermano carnal.

Desgraciadamente en la actualidad, aún existen albañiles, que no entienden el significado de la fraternidad, con la que debemos guiarnos, ya que esos dizques fraternos están en nuestra institución por otros motivos, como por ejemplo, creen que aquí es una agencia de colocación (bolsa de trabajo), otros piensan que aquí se les ayudara para sus aspiraciones políticas, otros más piensan que este es un club social, son pocos los que realmente saben y entienden que la corporación es una escuelas esotérica y de superación personal, donde se ponen en practica los valores humanos, como la fraternidad y la tolerancia.

Como conclusión, mis queridos hermanos si no practicamos la fraternidad dentro de nuestra augusta institución, ¿será imposible que la practiquemos en el mundo profano?

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • Este es un histórico estira-encoge a nivel logial, pues es lo que más se predica, y no siempre se practica. Una buena propuesta, como siempre!
    S:.F:.U:.
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...