LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

“La generación existe por doquier; todo tiene

sus principios masculinos y femeninos; la

generación se manifiesta en todos los planos”.

El Kybalión

 

Los principios Masculinos y Femeninos se manifiestan en la Creación entera. Cuando nos referimos aquí al término género, no lo hacemos en el sentido común de la palabra utilizada corrientemente, pues desde el punto de vista Hermético tiene un significado mucho más amplio y del cual el término sexo es solamente una de las formas de manifestarse el mismo. El término femenino implica el aspecto de la Madre y el masculino, el del Padre. La Madre a su vez es el Deseo de Recibir eterno de la Creación, por eso en la electricidad se le conoce como el polo negativo o receptivo y al positivo como generativo.

Este principio encierra la verdad de que la generación se manifiesta en todo, estando siempre en acción los principios masculinos y femeninos. Esto sucede, no solamente en el plano físico sino también en el mental y en el espiritual. En el mundo físico (orgánico) este principio se manifiesta como “sexo”, y en los planos superiores toma formas más elevadas, pero el principio subsiste siempre.

Este trabaja siempre en el sentido de “generar”, “regenerar” y “crear”. Cada ser contiene en sí mismo los dos elementos de este principio; de esta manera lo expresa el fenómeno conocido como androginia en la alquimia.

El rol del género es solamente el de crear, producir, generar, etc. y sus manifestaciones son visibles en todos los planos fenoménicos. La ciencia no ha reconocido, todavía, a este principio como de aplicación universal.

Lo vemos en cada nivel de organización de la materia que se reúne para generar el siguiente en el proceso evolutivo: átomos, moléculas, células, organismos, poblaciones, ecosistemas, planetas, etc. En el campo de la fisicoquímica desde hace tiempo se reconocen las partículas subatómicas cuya carga produce los fenómenos eléctricos y magnéticos: protones (positivos), electrones (negativos) y neutrones (formados por subpartículas positivas y negativas) que se unen para generar un átomo (Todo tiene sus principios masculinos y femenino).

Hoy se admite en la neurología las diferentes funciones de ambos hemisferios cerebrales, siendo complementarios. El hemisferio izquierdo está relacionado con la faz matemática (racional, masculina) del pensamiento, mientras que el derecho lo está con la faz intuitiva (femenina).

Aquí vemos la relación del principio de generación con el del mentalismo: todo tiene sus principios masculinos y femeninos, incluso el cerebro. En astronomía se habla de que las galaxias se dividen, se separan y se funden con otras mediante “colisión”; pueden crecer y/o dividirse para formar galaxias hijas.

Desde tiempos remotos se relaciona a dos cultos con la historia de las civilizaciones. Un culto lunar, femenino, con rituales que se desarrollan en bosques y valles (como el de Las Bacantes en la antigua Grecia), y un culto solar, masculino, con templos ubicados en las montañas.

Al encontrar el género en todo y en todos los planos, se establece la relación de este principio con el de correspondencia: como arriba es abajo. La conexión del principio de generación con el del ritmo se puede establecer a partir de ciertas filosofías que aceptan la reencarnación, en las que se afirma que el ser humano reencarna sucesiva y alternativamente en hombre y mujer. Lo que enlaza el principio de generación con el de causa y efecto es que la generación es la causa de la existencia de todo lo creado.

En una visión más amplia, si pensamos que el universo conocido, es la manifestación material de un Ser Infinito que se genera a sí mismo y se auto-sostiene.

Entonces, este Ser es el Principio, en todos los principios, es El Todo (la Divinidad). El Todo en Todo.

“Si bien es cierto que todo está en TODO, no lo es menos que el TODO está en todas las cosas. El que comprende esto debidamente ha adquirido gran conocimiento” El Kybalión

Esta máxima hermética implica que el TODO está en la parte, si bien la parte no es TODO. Así como una gota del océano es en esencia lo que el océano es, no podemos decir que la gota es el océano. Otro ejemplo utilizado es el de los personajes de una obra literaria, en cada personaje hay una parte del autor, pero no son el autor mismo.

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • Ya este Trabajo es más sólido, argumentalmente instructivo. Luminista y bien estructurado por nuestro Centenario Albañil. Literatura, oceanos y mucha Luz solsticial...
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...