De Ésto trata nuestro Trabajo...

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LOS SEFIROT

Para desglosar el tema en constructos más pequeños, es importante adentrarse al sustento teórico que sostiene al cúmulo de saberes plasmados en compendios cabalísticos, por tanto, hablar de los sefirot o sefirát (del vocablo hebreo, emanación o emanaciones), es expresar el significado del infinito de Dios o Universo, diversificado en ramas o vertientes igualmente divinas o cósmicas, muy símiles como la constitución esencial primigenia y eterna de quien lo creó, es decir, el Ser (como lo llama Eckhart Tolle en su libro “El poder del ahora”) siendo “eterno y presente de tu yo, en el pasado y en futuro” muchos seres al mismo tiempo, y en paráfrasis de Jung (en su frase cuando le preguntaron <¿usted conoce a Dios?, él contestó: yo no creo, yo sé>>) la psique es dios personalizado como los demás dioses personalizados de todos los humanos, Sagan (conjunto de leyes físicas que componen a un Dios), Einstein (la teoría de las supercuerdas) e incluso Hawking (los multiversos provenientes de una causa única, una ley, o un primer destello). 

Hasta este punto entonces, el sefirot o emanación, es la exhalación de energía de Dios (o cualquier nombre dado) que se manifiesta en forma de materia o antimateria, éter, o material bautizado por el humano para poder comunicar la esencia de lo invisible y visible, y su necesidad de mirarse todo el tiempo a sí mismo, aún sin saberlo de forma explícita, que es un fragmento de algo más grande. Por tanto, el ser humano, es una manifestación de aquello o aquella o del Todo (como lo menciona Hermes Trismegistro), buscando apropiarse de su propia divinidad inconsciente o dormida. Cabe ser enfáticos que el sefirot es parte justamente de un conjunto de sefirot distribuidos en diez puntos más, colocados estratégicamente, en una armonía del microcosmos y macrocosmos, cuyas ramificaciones fueron descritas tanto en el Zohar como en la Torá, a su vez en la disciplina esotérica de la cábala, como el árbol de la vida o árbol sefirótico. 

Este árbol sefirótico, desde la teosofía, como lo mencionó Blavatsky en su “Doctrina secreta y Manly Hall en “Las enseñanzas secretas de todas las eras” es el medio directo para conocer a Dios, así que, la comprensión energética de las esferas sefirot y su distribución, haría conocer los puntos más esenciales de cómo y para qué se expresa Dios de esas formas, sin embargo si lo viéramos desde la utilidad cotidiana o la práctica en cada una de las acciones que realizamos, el beneficio de esto sería establecer un hábito de autorreflexión constante del cómo nosotros ejercemos dichas energías de estos diez puntos en nuestro ser, influyendo en nuestro entorno y en nosotros mismos. Retomando brevemente lo que se señaló al principio de este trazado, el ser es una emanación eterna, que en aras de las enseñanzas cabalísticas, asimismo el ser humano tiene en todo su cuerpo, estas diez esferas de energía distribuidas, para conectar con Dios. En otras palabras, el cuerpo humano es la representación del árbol sefirótico.

Desde lo didáctico, cada una de las esferas de energía se explican de la siguiente forma: 

Sefirot

Significado

Parte del cuerpo

Aplicación

Plano

Relación con chacras

Mensajes masónicos donde se halla el árbol de la vida

Kéter

Corona

Cabeza

Consciencia del Yo y el Todo (meditación)

Dios

Séptimo chacra

1.     El hombre del Vitrubio de Da Vinci

2.     El pentagrama o estrella flamígera

3.     La construcción del Templo de Salomón

4.      Las logias masónicas

5.     Las obras de Francisco José de Goya y Lucientes[1]

Jojmá

Sabiduría

Hombro izquierdo

Fuerza de la sabiduría (hemisferio derecho del cerebro)

Dios hijo-hija, Cristo o la transformación en maestro en ascenso a la iluminación: Buddha, Krishna, Zoroastro.

Sexto chacra

Biná

Entendimiento

Hombro derecho

Fuerza de la inteligencia (hemisferio izquierdo del cerebro)

Espíritu Santo o energía divina

Sexto chacra

Jesed

Bondad

Brazo izquierdo

Reconforte emocional (hemisferio derecho del cerebro)

Atmico o elevación del alma

Quinto  chacra

Geburá

Fuerza

Brazo derecho

Reconforte racional (hemisferio izquierdo del cerebro)

Buddhico o unión de dualidades

Quinto  chacra

Tiféret

Belleza

Pecho, espalda y estómago

Fuerza y sostenimiento del cuerpo (higiene postural, actividades de esfuerzo, equilibrio)

Alma humana

Cuarto chacra

Netsaj

Victoria

Mano izquierda

Motivación

Mental

Tercer chacra

Hod

Esplendor

Mano derecha

Determinación

Astral

Tercer chacra

Yesod

Fundamento

Genitales

Energía sexual

Etérico

Segundo chacra

Maljut

Reino

Pies

Sentido de la realidad y firmeza al caminar

Físico

Primer chacra

 

[1] Se menciona que el autor en realidad no se llamaba así, sino que adoptó el nombre como un conjunto de siglas GOYA: Gnóstico Oriental y Arquitecto y el de Gran Oriente y Aragón, y LUCIENTES: Lucen Mentis (la luz de la mente). Fuente: https://www.elmundo.es/cronica/2019/06/01/5ce7b88921efa0d5488b46fe.html 

Conclusión: el estudio del árbol sefirótico, tiene como finalidad el autoconocimiento como facultad básica de la consciencia, para conectarnos con el Gran Arquitecto o Dios, y esto sea así para poder extraer la esencia divina que como humanos (en esta dimensión material) nos corresponde, al ser ramificaciones de un sefirot y árboles sefiróticos más grandes, permitiéndonos descubrir nuestras capacidades extrasensoriales, un mayor potencial espiritual y desarrollo evolutivo. Es muy importante destacar, que estas conclusiones se encuentran enmarcadas desde una perspectiva hipotética, fundamentadas en análisis cabalísticos hechos propiamente por otros autores de renombre, sin embargo, estas propuestas miran a implementarse a la practicidad. 

Aunado a lo anterior, se anexa el hecho de considerar al árbol de la vida y sus sefirot, como un microprosopos o entidad menor de un árbol de la vida más expandido y enorme de una dimensión o estrato espiritual superior, esto entonces, utilizado por el Gran Arquitecto para reproducir el principio del infinito, creado por una mente donde todos nos contenemos en su interior. Por tanto, a medida avance en su estado evolutivo el alma de los seres, los árboles de la vida de cada uno de ellos, serán cada vez más grandes, contenidos, adentro en una serie de sefirot gradualmente más complejos. Es decir, una secuencia adentro de otra, en reacción en cadena de similitudes espirituales, como por ejemplo sucede con la secuencia infinita al visualizar el fractal de Mandelbrot. (https://math.hws.edu/eck/js/mandelbrot/MB.html)

Por último, si nuestra mente inconsciente, consciente, está regida por el sefirot Kéter (corona), hallado fisiológicamente en el órgano del cerebro, es sinónimo, de acuerdo a los tratados alquímicos de Hermes Trismegistro (el principio el todo es mente) de que dicha esfera energética puede influir en los entornos físicos, por sus características activas en la energía y seguramente de incidencia cuántica (los hercios de las ondas cerebrales, corroborante de la medición de frecuencias, pudieran ser ejemplo de ello). A lo previo, esta posición energética, desde el fundamento cabalístico, es la conexión con dimensiones superiores; a partir del sostenimiento hinduista, el séptimo chacra de la corona sahasrara acierta en el mismo sitio.   

Por tanto, nosotros podemos reproducir nuestros propios árboles sefiróticos a partir de pensamientos, concluyendo que los frutos del mismo, son en realidad creaciones hechas a partir de las acciones que realizamos, los pensamientos cargados con intención o focalización energética constructiva o destructiva en cada una de nuestras sefirot, haciéndonos responsables de dicho conocimiento (somos lo que pensamos) de esculpir aún con mayor detalle, la piedra bruta. 

Es cuanto. 

C.´.M.´. Salvador Alejandro Ochoa López

Referencias. 

https://www.wemystic.com/es/sefer-yetzirah/

http://www.youtube.com/watch?v=jKp9sGpagkc

http://cmas.siu.buap.mx/portal_pprd/work/sites/filosofia/resources/PDFContent/863/006.pdf

https://recursos.march.es/culturales/documentos/conferencias/4_34233.pdf

https://www.elmundo.es/cronica/2019/06/01/5ce7b88921efa0d5488b46fe.html

https://avfenix8237.blogspot.com/2020/02/el-arbol-de-la-vida-cabalistico.html

https://www.pbs.org/wgbh/nova/physics/fractal-generator.html

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201