LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

 

3417788038?profile=RESIZE_710xPor: Roberto Godínez Soto

“La Jerusalén Celeste representa la Verdad con

mayúsculas, a la que únicamente se accede

apoyándose en la Razón y el Progreso como

piedras angulares”

No es fácil concebir la idea de una Ciudad Celeste, en contraste con la mentalidad, de los pueblos antiguos y tradicionales, que veían en ella el origen de su cultura y civilización, como muy bien lo explican las crónicas y textos sagrados que nos han legado, en los que se dice que dicha ciudad es la morada donde habitan los dioses y los antepasados míticos, lo que expresa asimismo la idea de una genealogía espiritual, de ahí los nombres de "Tierra de los Vivos", o "Tierra de los Inmortales" o "Tierra de los Bienaventurados", como también se designa a la Ciudad del Cielo. Recordemos, en este sentido, que las ciudades tradicionales siempre se han construido conforme al modelo de esa Ciudad mítica, es decir como la proyección en el tiempo y el espacio del mundo de las Ideas y de los Arquetipos, como es el caso de Teotihuacán (Ciudad de los Dioses) de los antiguos toltecas mexicanos, o de Jerusalén, llamada la "Ciudad de la Paz", que figura a la Jerusalén celeste descrita por el profeta Ezequiel y posteriormente por Juan en el libro del Apocalipsis. El Ming-tang chino, cuyo nombre significa "Templo de la Luz", reproduce igualmente la estructura arquetípica de la Ciudad celeste, denominada en la tradición extremo-oriental la "Ciudad de los Sauces", habitada por los "Inmortales".

El templo de la verdad o la Jerusalén celeste, es donde los Albañiles, aprenden a unir la moral y el progreso intelectual para abjurar de la intolerancia, de la superstición y del fanatismo en religión y en política, y a formar el hogar puro, a despreciar lo ilusorio y a estimar lo real, el talento que se apoya en la virtud y la modestia a no reconocer más ley que la razón y a buscar en ésta que todos cumplan sus deberes y ninguno se prive de sus derechos.

La ciudad tiene doce barrios con sus avenidas y puertas en igual número y un árbol en el centro con doce frutos distintos. Simboliza para los Albañiles, restituir el templo de la verdad, abismado por sus tres mortales enemigos: la ignorancia, la hipocresía y la ambición, cuyas cabezas se reúnen en la serpiente de tres cabezas.

 

Jerusalén Celeste

Palacio de la razón

Barrio

Camino

Puerta

Virtudes del Barrio

Destino

Símbolo

1

Abnegación Templanza

Felicidad    Castidad

Templanza   Castidad   Fidelidad   Abnegación   Equidad    Justicia

Pintura   Dibujo

Paleta

2

Vigilancia

Percepción

Orden     Armonía

Música     Canto

Violín

3

Esperanza

Inmortalidad

Fortaleza    Verdad

Cultura

Busto

4

Simpatía

Fe

Celo    Libertad

Poesía    Bellas artes

Lira

5

Fraternidad

Deducción

Dignidad    Pereza

Cortesanía

Sirena

6

Industria

Analogía

Paciencia    Fuerza

Simbolismo

Genio

7

Unión

Inducción

Tolerancia     Paz

Escepticismo

Plano

8

Memoria

Ciencia

Prudencia    Salud

Gastronomía

Alambique

9

Perfección

Modestia

Confianza     Alegría

Gimnástica

Martillo

10

Candor

limpieza

Honor   Cultura

Estética

Compas

11

Asociación

Valor

Disciplina    Sabiduría

Oratoria

Caduceo

12

Abnegación

Felicidad    Asociación    Valor

Gratitud    Igualdad

Dramática

Careta

 

La Jerusalén celeste está abierta para todos y a todo instante. El árbol de los doce frutos es el árbol de la vida, por la feracidad inagotable del progreso; y ofrece la abundancia a los que viene a habitar los doce barrios, sirviendo sus frutos de antídoto al árbol de la muerte, o del bien y el mal, que fecunda el egoísmo. Entre los magos y los egipcios era alegórico del sol, quien por su calor fertiliza la tierra, según el signo del zodiaco en donde se halla y produce cada uno de sus distintos frutos.

 

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

¿QUÉ ES UN MASÓN?

El masón debe de ser, un ciudadano universal, caballero del ideal, patriota, íntegro, probo, serio, virtuoso y honrado.

El masón debe de ser, un especie de caballero, consagrado a la defensa de la humanidad, que debe…

Leer más…
Comentarios: 0
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201