De Ésto trata nuestro Trabajo...

Por: Humberto NAVA Trujillo 

La Verdad jamás hace daño a la causa que es justa.

4173735187?profile=RESIZE_710xMahatma Gandhi. Político y Pensador Indio (1869-1948). 

 

El nombre de Benito Juárez se ha escrito 1.000 veces en las páginas de la Historia con letras hechas del oro más puro y fulgurante. Su Efigie, pulida –hasta el resplandor más desulmbrante- a fuerza de frotar y frotar una y otra vez, en incontables intentos de contagiarse, aunque fuere un poco de su Heroico e Inquebrantable Espíritu Patriótico…

Un Resplandor tan Potente y Magnífico que -como en una fotografía sobreexpuesta-, vela los contornos y desvanece la figura. Es sólo contrastando los claros y los oscuros que se logra descubrir el relieve, el verdadero perfil del Hombre de carne y hueso.

Nadie nos culparía por seguir en esa ya tradicional retórica repleta de Glorias y Alabanzas.

Pero el espiritu masónico nos llama -Hermanos-, a cuestionarlo todo, a lanzarnos en la búsqueda incesante de la Verdad, con la mente y el alma clara y libre de pasiones.

Para comprender a Juárez en su justa dimensión, es necesario ubicarlo en su Tiempo, Su Espacio y sus Circunstancias.

Es de sobra conocido el orígen humilde del indigena zapoteco que logró superar -con la fuerza del carácter-, los innumerables obstáculos desde su infortunada condición social, cultural y económica, hasta ocupar el más alto cargo de la Nación.

Cargo que asume después de regresar del exilio, en uno de los momentos mas oscuros y convulsos de la Historia Nacional: Aún abierta estaba la herida de la Guerra con los invasores norteamericanos que con su rapaz expansionismo, habian despojado al País -con el Tratado de Guadalupe Hidalgo- de más de la mitad del territorio, a cambio de 15 millones de pesos… Demoliendo hasta sus cimientos, no solo la Soberanía sino el Espiritu y el Orgullo Patrióticos, la esencia misma de la incipiente Nación.

En este contexto, el País estaba sumido en el caos y la anarquia, con las arcas vacías. Los Estados en la total desobediencia. La Nación desangrada y desgarrada por las luchas intestinas entre Liberales y Conservadores en la llamada Guerra de Tres Años. Perseguido, exiliado, marchando de un lugar a otro siempre con el Alma en vilo. Finalmente la Victoria favorece al bando Liberal, culminando la Guerra, con el establecimiento de un Nuevo Orden: La República Liberal.

Apenas un respiro duró la calma, cuando Maximiliano -con el ejército Francés y los Conservadores- proclama el Segundo Imperio, obligando a Juárez nuevamente a emprender la marcha.

Les pido que cierren sus ojos por un momento y traten de imaginar un día en aquellas circunstancias… imaginen que acompañan a Juárez en una carreta -que era de facto, la sede de la Presidencia de la República-. Deambulando por caminos polvorientos, infestados de bandidos, cruzando estepas, parajes inhóspitos, pasando por pueblos tomados por caciques, el ejercito francés y los conservadores pisándole los talones a cada momento, acosado por asesinos y traidores.

Solo el cáracter inquebrantable de un “Indio Ladino” pudo resistir y remontar semejantes adversidades para hacerse al final con la Victoria, cambiando para siempre el Destino de México y de toda América.

Cierto es que Juárez era uno entre una pléyade de Hombres Valientes que dieron la vida por defender sus Ideales. Hombres Recios e Ilustres que abrieron su Conciencia ante la Gran Luz de nuestra Institución. Cierto es también -como acusan sus detractores- que puso en riesgo la Soberanía Nacional ante los Estados Unidos a cambio de armas y dinero con el Tratado MClane-Ocampo. Que actuó en momentos, de forma orgullosa, vengativa y despótica. Y que pretendió perpetuarse en el Poder hasta su muerte… ¿Quién es perfecto? ¿Quién después de enfrentarse a tan tremendas circunstancias? Es fácil extender y señalar con el dedo de fuego... Innegable es sin embargo, que fueron mayores sus Virtudes, su carácter galvanizado por el Espíritu y Pensamiento Masónico, Virtud practicada en el diario acontecer de su Vida.

Es la dimensión Humana de Juárez, -con todos sus defectos y virtudes- que lejos de disminuirle, le elevan aun más allá del Mito. Nada hay que ocultar, nada de que sentir vergüenza.

Busquemos pues Hermanos, imitar -con Orgullo y Diligencia- en cuanto nos sea posible el Inquebrantable Espíritu y la constante Observancia de la Virtud de nuestro Q:. H:. Don Benito Juárez García. Bien llamado Benemérito de las Américas. 

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • Q:.H:. Humberto NAVA, sobria, sólida y macizo este Trazado, simplemente hay que seguir amándole en nuestros corazones e imitando el espíritu de sus obras libertarias y republicanas. -- Robero González Short-- Chile.
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201