LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

Por: Roberto Godínez Soto

 

“El que crea sin cesar los mundos, es triple.

Él es Brahma, el Padre; él es Maya, la

Madre; él es Vishnú, el Hijo Esencia,

Substancia y Vida. Cada uno contiene a los

otros dos, y los tres son uno en lo Inefable”.

Doctrina brahmánica. Upanishads.

Los arios, conquistadores de la raza pura, se encontraron en la India en presencia de razas muy mezcladas y muy inferiores. Los reyes arios se decían descendientes del Sol, de una dinastía solar. Los reyes de la India se decían hijos de la Luna, de una dinastía lunar.

El culto solar daba al Dios del universo el sexo masculino. Alrededor de él se agrupaba todo lo que había de más puro en la tradición védica: la ciencia del fuego sagrado y de la oración, la noción esotérica del Dios supremo, el respeto a la mujer el culto de los antepasados, la monarquía electiva y patriarcal. El culto lunar atribuía a la divinidad el sexo femenino, bajo cuyo signo las religiones del ciclo ario siempre han adorado a la naturaleza y frecuentemente a la naturaleza ciega, inconsciente, en todas sus manifestaciones violentas y terribles. Este culto se inclinaba hacia la idolatría y la magia negra, favorecía la poligamia y la tiranía, apoyadas ambas en las pasiones populares. La lucha entre los hijos del sol y los hijos de la luna, forma el argumento mismo de la gran epopeya india, antes de la constitución definitiva del brahmanismo.

La victoria del poder espiritual sobre el poder temporal, del Anacoreta sobre el Rey, de donde naciera la potencia del Brahmanismo, fue lograda por un reformador de primer orden. Reconciliando los dos genios en lucha, el de la raza blanca y el de la raza negra, los cultos solares y los cultos lunares, ese hombre divino fue el verdadero creador de la religión nacional de la India. Además, con su Doctrina, ese potente genio lanzó al mundo la idea nueva, de un alcance inmenso: la del Verbo Divino, o de la divinidad encarnada y manifestada en el hombre.

Este primer Mesías, fue Krishna.

“Tú llevas en ti mismo un amigo sublime que no conoces. Porque Dios reside en el interior de todo hombre, pero pocos saben encontrarle. El hombre que hace el sacrificio de sus deseos y de sus obras al Ser de donde proceden los principios de toda cosa y por quien el universo ha sido formado, obtiene por tal sacrificio la PERFECCIÓN.  Porque quién encuentra en sí mismo su felicidad, su gozo, y en sí mismo también su luz, es uno con Dios, y sábelo: el alma que ha encontrado a Dios se libra del renacimiento y de la muerte, de la vejez y del dolor, y bebe el agua de la inmortalidad”.

Baghavad Gita

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • "Casualmente este viernes, conocí a un joven Krishna, compartí con él, desayunamos, me dijo que se llama Sabu. Su nombre espiritual."
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

contador de visitas gratis