LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

En nuestro diario acontecer utilizamos la palabra concentración, y muchas veces a la hora de querer definir esta palabra no sabemos qué decir: por eso trataremos de llegar a una definición.

Según el diccionario, la palabra concentración significa estar Internado en el centro de una cosa, muy atento o pendiente de una actividad.

Ante esta definición podemos hacer entre ustedes y yo ciertos ejemplos para que nos quede mas claro y de esta forma reflexionar de la importancia de concentrarnos en el momento adecuado.

No todo lo que ven nuestros ojos es cierto, por eso mismo debemos concentrarnos y utilizar todos nuestros sentidos, para de esta manera tener una percepción más real de las cosas.

Es muy importante tener la concentración necesaria para poder percibir cada una de las situaciones que nos sirven para tener un conocimiento más real.

La concentración no es exclusiva de los seres humanos, los animales al cazar ponen demasiada concentración para esperar el momento oportuno de atacar.

Por otro lado tenemos que ver, mirar y observar; no son sinónimos.

Ver: es solamente fijar la vista.

Mirar: es pasar la mirada rápidamente, sin poner atención.

Observar: es analizar detalladamente lo observado o sea es concentrarnos en lo que estamos viendo.

De ahí la importancia de que nos enseñemos a concentrarnos para poder observar y ver la realidad de las cosas.

Para poder llegar a otros conocimientos, como el de uno mismo por medio de la meditación, es fundamental concentrarnos en lo que estamos haciendo.

Existen dos tipos de factores que influyen para que no se lleve a cabo la concentración: estos son internos y externos.

Los internos son: el mal hábito de no darle importancia a las cosas; el no saber respirar correctamente, el usar ropa que no es cómoda, el usar zapatos incómodos, el no saber organizar nuestro tiempo.

Los factores externos son: la radio, la televisión y los ruidos.

Como conclusión, quiero preguntarles queridos albañiles, ¿alguna vez han observado el cuadro de la última cena de Leonardo Da Vinci?

Si son amables de decirme ¿por qué hay una mujer en esa pintura?.

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...