LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto

Un día un Cuervo, picoteaba buscando alimento, en eso se topa con una oruga, arriba de una hoja seca flotando sobre un charco de orina de burro, al sentir el Cuervo asco por el nauseabundo olor a orina de burro no se come a la oruga.

Pero el Cuervo observó a la oruga feliz ahí en medio de la inmundicia; y eso le llamó la atención.

Y le grita de lejos, oruga no sabes que donde estas es un charco de inmundicia.

La oruga contesta al Cuervo ¿Dices inmundicia a esto? Se nota que usted es un Cuervo envidioso de mi paraíso terrenal.  

Sin duda Usted parece a una oruga que se cree alguien importante. -dice el Cuervo.

La oruga muy digna, levanta la cabeza y le dice Cuervo:

"¡Cuánto tiempo mi sueño fue navegar en un océano y con un bello barco, y aquí están!"

El Cuervo le explica a la oruga, esta charca de agua sucia te parece profunda y sin límites, se nota que no conoces de verdaderos océanos y bellos barcos. Por tu corta experiencia tus ojos sólo ven en un charco de orina de burro un enorme océano. De repente, el viento hace moverse la hoja seca, y nuestra oruga exclama:

"¡Qué gran capitán soy!"

El Cuervo le dice yo conozco de enormes lagos, océanos, embarcaciones reales, tu sólo vives en un muy limitado mundo.

El Cuervo le pregunta a la oruga, ¿no te ha dado por soñar que un día volaras?, a esta pregunta la oruga contesta que sí, pero no sabe ni cómo hacer eso.

En su momento tú te convertirás en Mariposa y te darás cuenta de tu error, lo comprobarás todo al volar por todos estos lugares que ahora te son imposibles de ver, y que yo te explico ahora.

La oruga se increpa al Cuervo ¿Yo convertirme en Mariposa y volar? Sí que eres mentiroso Cuervo, este no es un charco de orines de burro, como tú me lo señalas y yo jamás volaré siendo una mariposa.  

El Cuervo le trata de explicar de su error, pero, la oruga se voltea para no escuchar más a los dichos del Cuervo.

A todo esto, el Cuervo decide mejor irse, y gritando, tienes suerte, este pestilente charco de orín de Burro, salvó tu vida pues no te devoré, al menos para ti fue mejor esto del charco de orina, que un verdadero océano.

La Oruga tiempo después se convirtió en Mariposa, y comprobó el Cuervo tenía toda la razón.

Enseñanza:

  1. Lo que ahora percibimos es limitado, pero si logramos evolucionar, pronto percibiremos la realidad tal cual es.
  2. Debe uno ser feliz, con lo que tiene uno, y del momento que vive uno, ya que, la ley del karma es acertada.
  3. Todo tiene una razón de ser: ya que, de no haber estado en ese lugar nauseabundo, el cuervo se lo come.

Es Cuánto.

 

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...