LOS ALBAÑILES

 

Por: Roberto Godínez Soto

“Los Principios de la Verdad son Siete;

 aquél que los conoce, Comprendiéndoles

posee la Llave Mágica ante cuyo toque las

puertas del Templo se abren de par en par”

El Kybalion.

Los Grandes Principios y Leyes Universales fueron conocidas por las civilizaciones que existieron anteriormente a la nuestra y en las cuales formaron parte integral de su naturaleza y constitución propia, y que fueron más tarde expresadas como Escrituras Sagradas. Al perderse el Conocimiento durante el proceso de la llamada Caída del Hombre y más tarde nuevamente reencontrado este Conocimiento, como lo está siendo en el período presente, este último recobrará en la consciencia del hombre todo el valor original y esplendoroso.

Cuando analizamos el origen de todas las tradiciones religiosas de los pueblos del pasado, encontramos que estas tradiciones se basaron en esos mismos Principios y Leyes Cósmicas, las cuales se convirtieron en la base fundamental para el contenido de lo que fueron más tarde sus conceptos religiosos.

Posteriormente, las culturas que les sucedieron se refirieron a estos Principios y Leyes Cósmicas simplemente como aquello que ya estaba escrito, dando por sobrentendido que los mismos eran incuestionables.

El antiguo Egipto, recipiente de las profundas enseñanzas secretas del continente perdido de la Atlántida, tierra misteriosa en donde vivieron los grandes Maestros Iniciados, quienes guardaron celosamente las sublimes verdades que despiertan al

hombre del sueño y olvido, y lo hacen conocer su verdadera esencia divina, fue también a donde llegó un ser desconocido pero portador de la Luz y del Conocimiento Eterno. Los Maestros del Egipto lo llamaron El Maestro de los Maestros, los demás le llamaron Hermes Trismegisto, que quiere decir: El Tres Veces Grande, también le llamaron El Escribano de los Dioses y por último lo eternizaron bajo el nombre del dios Thoth, el dios de la sabiduría. Aunque la historia de su vida se ha perdido en el paso del tiempo, al menos nos ha llegado hasta nosotros el resumen de sus enseñanzas magistrales extractadas en los siete principios Herméticos.

El Kybalion, libro que recoge los trabajos del Maestro Hermes Trismegisto nos deja saber sobre estas siete Grandes Leyes Universales:

  1. El Principio del Mentalismo.
  2. El Principio de la Correspondencia.
  3. El Principio de la Vibración.
  4. El Principio de la Polaridad.
  5. El Principio del Ritmo.
  6. El Principio de la Causa y Efecto.
  7. El Principio del Género.

La función del Bien Absoluto ha sido la de llevar al hombre hacia la Luz del Conocimiento Eterno, mediante el cual pueda volver a evolucionar hacia sus orígenes olvidados, en su sitio junto al Padre. Por otra parte, la función del Mal Absoluto es la de confundir al hombre y empujarlo hacia las tinieblas de la ignorancia. Por cada alma que regresa y se reintegra a su hogar junto al Padre Eterno, la Gran Obra se glorifica, por esa razón el trabajo del mal ha sido, y tratará de continuar siendo, el de mantener un universo ilusorio y fundado en falsas creencias.

Este drama ocurre a grandes proporciones en el escenario del teatro cósmico, nosotros en la tierra estamos inconscientes de todo el proceso hasta que se nos abra la percepción de los mundos superiores.

Pero aún la manifestación del mal y la fuerza que él mismo ejerce sobre los humanos forma parte de un proceso superior al cual podemos escapar una vez que conozcamos el funcionamiento del mismo. Mientras nos encontremos en el nivel ilusorio del mal, éste tiene el poder de afectamos.

La liberación del poder que ha ejercido sobre nosotros la fuerza del mal de repente desaparece, todo sucede en un instante, en el cual llegamos a comprender que todo el poder del mal forma parte de una ilusión que nosotros mismos hemos creado mediante la percepción de verdades solamente relativas, las cuales han sido formadas por nuestros cinco sentidos objetivos, conjuntamente con los conceptos que hemos desarrollado producto de la información errónea que éstos nos han facilitado.

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM