LOS ALBAÑILES

Por: Miguel Ángel Martínez Romero

 

Haciendo un resumen muy elemental, en mi artículo anterior demostré que el liberalismo choca de frente con las estructuras rígidas de autoridad, privilegia el interés del individuo y sus derechos y permite a éste, con base en las normas, enfrentar cualquier intento de autoritarismo; posibilita al individuo a participar libremente en las acciones de gobierno, ya sea directa o indirectamente, por medio de representantes, y propugna por la libre aplicación de los derechos que le conceden las leyes.

Con base en lo expuesto anteriormente, y apoyándome en la ortodoxia masónica (el autor citará conceptos preimpresos, que no atenten contra ninguna obligación o juramento), se pueden presentar las siguientes conclusiones, de las cuales cada quien podrá tomar las que le parezcan válidas:

El liberalismo plantea para el individuo una serie de derechos inalienables, por el solo hecho de ser de naturaleza humana, independientes de su raza, credo, ideología, cuna, nacionalidad, clase social, etc. Para ser aceptado en masonería, se necesita una serie de requisitos y ceremoniales. La ortodoxia masónica (Landmarks) no admite la participación de mujeres, lisiados ni esclavos.

El liberalismo propugna la igualdad de los individuos ante la ley (democracia). En masonería, para gozar de derechos plenos, se necesita alcanzar cierto grado jerárquico (meritocracia).

El derecho positivo, impulsado por el liberalismo, plantea leyes dinámicas, que pueden y deben ajustarse a la realidad de los tiempos actuales, mientras que los Antiguos Límites Masónicos (Landmarks), normas de las que emana la doctrina masónica (Constituciones, Estatutos, Leyes y Reglamentos), determinan claramente que nunca podrán ser modificadas.

Lo anterior nos permite establecer un criterio acerca de si la Institución Masónica se puede encuadrar o no dentro del concepto filosófico de liberalismo, pero si esto no bastara, sugeriría a cualquiera, Masón o profano, a contrastar los 25 Landmarks de Mackey (Antiguos Límites Masónicos), con los conceptos que definen el Liberalismo, para que pueda establecer su propio punto de vista.

Es Cuanto.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...