De Ésto trata nuestro Trabajo...

Los Centros Iniciáticos

10489741290?profile=RESIZE_400xLA CELULA FAMILIAR, SU DESINTEGRACIÓN

Por: Joel Hurtado Ramón

Cuando un edificio se agrieta no es buen negocio disfrazar las hendiduras y grietas volviendo a echarles yeso y pintándolas. Lo que es necesario es revisar la construcción y verificar la solidez de las piedras angulares y reemplazarlas si hay lugar a ello. Solidificada nuevamente sobre bases fuertes, siempre habrá tiempo después para perfeccionar el exterior y ocuparse de la estética en general.

Estamos asistiendo actualmente al hecho capital de un momento particularmente crítico, al monstruoso hundimiento de toda una civilización, pues al final de una Era en espera de otra, en el período de transición, los asientos de las civilizaciones siempre reciben algún choque. Las formas religiosas y sociales, más o menos cada 2.000 años sufren profundas transformaciones en sus formas exteriores, cambios determinados por el movimiento de retrogradación de los equinoccios, que nos coloca bajo influencias distintas de evolución. Estamos en uno de esos períodos de transición, que volvemos a encontrar también en la vida de cada hombre, donde es indispensable concentrar todas las energías a fin de no perder conciencia en el torbellino que nos arrastra.

¿Dejaremos naufragar nuestra civilización no sabiendo qué reforma hacer, o enérgicamente pondremos el dedo en la llaga para salvar lo que puede salvarse? Hemos visto la política, los gobiernos y muchas otras grandes organizaciones del orden social y económico conmoverse ante la destrucción y la corrupción de los seres y atribuir esta causa a otras razones de orden exterior (hambre, bancarrota, privación de lo necesario, caos organizado por las guerras, órdenes de ciertas políticas). Estos hechos son efectos y no causas. ¿Acaso las grandes predicciones no han anunciado desórdenes para nuestra época? “Sabe que en los últimos días habrá tiempos difíciles...” (II Timoteo, Cap. 3, ver. 1 al 5). No tenemos sino que examinarnos con sinceridad para reconocer que cada uno de nosotros puede tomar para sí, por lo menos, una parte de la profecía del apóstol Pablo. ¿Y cómo es posible no avergonzarse por la descripción de tales realidades? ¿Qué hemos hecho con el Don de Dios que Jesús recuerda a la Samaritana? No solamente ignoramos lo que es ese magnífico Don de Dios, sino que arrastramos a las futuras generaciones a la misma vida de desarreglo que la nuestra y que va dejando a nuestros hijos sin dirección intelectual o moral, y si les damos alguna, es falsa, porque nosotros mismos, la generación anterior, hemos perdido el sentido de la Verdad, el sentido de las palabras, la gran lección que se desprende de la creación entera. Hemos fundado nuestra civilización sobre jerarquías en medio de agrupaciones limitadas, centrales, fábricas, oficinas, sindicatos, clubes y círculos de toda clase, con múltiples objetos, en detrimento y desprecio del origen de la más importante y única: la célula familiar. No hay sino que hojear las páginas del Antiguo Testamento para saber lo que era esta célula familiar que comprendía: el padre, la madre, los hijos, los abuelos y los sirvientes.

Cuando la administración del padre era reconocida particularmente sabia, a este núcleo de hermanos y hermanas venían a unirse los sobrinos y sobrinas, primos y primas con cada uno de sus hijos, y asistíamos entonces a la formación de la tribu, de las cuales algunas siguen siendo célebres por su organización y sabiduría, que habían adquirido durante varias generaciones por su disciplina y espíritu de justicia; la disciplina -a menudo severa- de obediencia de los hijos, del respeto a los padres, basada sobre el valor y la dignidad de cada uno.

No se trata, naturalmente, de restablecer esta autocracia del padre sobre los otros miembros de la familia. No se trata de retroceder, y la Nueva Era (Aquarius) traerá consigo su forma de sociedad donde la familia tendrá probablemente un sentido muy distinto del que le hemos dado hasta ahora. Pero mientras estemos en este estado de individualismo, nuestro deber fundamental y urgente es aprovechar la experiencia del pasado para preparar el futuro, dando a nuestros hijos una elevación intelectual y espiritual que les permita entrar en contacto con los grandes problemas de la existencia y poder solucionarlos de una manera inteligente y digna.

La célula familiar es la piedra de ángulo de nuestra sociedad y hay que mejorar su solidez como en el ejemplo dado en líneas anteriores acerca de nuestra casa agrietada. Cuando esté restablecida con sólidas bases, ya habrá tiempo de ocuparse del sistema social que deba adoptarse, que en aquel momento se impondrá por sí mismo y convendrá a todos.

La Misión del Aquarius no considera aquí dictar un curso de educación infantil, pero quisiera dejar entrever a todos la importancia que hay en nuestra acción o en nuestra actitud hacia un niño.

Ante todo es necesario considerarlos bajo un punto de vista objetivo, sin afecto personal, como seres que han encarnado en esta Tierra, no para su placer ni el nuestro, sino para proseguir su evolución. De aquí la necesidad de pensar también en los niños que no tienen familia, y adoptarlos. Esto está muy bien de parte de familias en la Nueva Era y aún de quienes siguen el Sendero Iniciático, ya que son aceptadas en un Ashram las familias con niños para educarlos, según los nuevos principios acuarianos. No es cuestión de criarlos bien o mal, sino de “criarlos” únicamente, a fin de que no hayamos sido transmisores inútiles, y de armarlos para la lucha que tienen que llevar a cabo y de la cual deben salir victoriosos.

Ya podemos prever un doble intercambio de padres a hijos. Por una parte, disciplina y educación razonada, con el conocimiento que lo viene a coronar todo, y por otra parte, la obediencia dentro de la confianza, el respeto inspirado por la dignidad. Pero este punto de vista objetivo seguido correctamente, nada se opone al espíritu subjetivo que se traduce en este caso por el amor personal, con tal que no ponga trabas desde las primeras aplicaciones.

Se habla siempre de los deberes de los hijos para con los padres, pero no hay que olvidar los deberes de los padres para con los hijos, y toda la quiebra y derrota de la niñez y adolescencia que sucede actualmente, ¿no es acaso debido a la falta de los padres en sus deberes más elementales? Tomemos muy en cuenta que para un niño la decisión, el razonamiento, el orden de sus padres toman relativamente un valor de manantial y unidad. Si un adulto puede buscar a su alrededor pruebas y testimonios, el dominio de un niño se limita al círculo restringido de las personas que lo rodean y de todo lo que se desprende de ese círculo inmediato espera él una absoluta veracidad; por ello y por encima de todo, no engañéis a vuestros hijos, y menos sobre vosotros mismos, ni sobre cualquier otra cosa. Vuestro hijo tiene derecho a decepcionarse, y, ya que la vida marcha siempre adelante, seguramente le decepcionará que usted sea un punto en este camino y que él sea otro adelantado a cierta distancia; esta distancia que les separa no hará sino aumentarse con un movimiento uniformemente acelerado. En cambio vosotros como padres no tenéis derecho a decepcionar a vuestros hijos, porque les debéis todo sin restricción alguna.

Desde el momento en que habéis aceptado una misión, un apostolado de educador tenéis que cumplir y cumplirlo bien, sino no habéis debido aceptarlo.

¿A qué limitamos muy a menudo lo que llamamos la educación de los hijos? A cierta manera de vivir mundana que muchas veces está en oposición directa con su naturaleza interior. Es decir, la periferia, las relaciones con los semejantes son más o menos correctas, pero el sentido de su propia dignidad ni siquiera es despertado en él, y todos sabemos el síntoma de destrucción que representan las carcajadas de los adolescentes ante la incomprensión que tienen de la vida. Comencemos, pues, a acostumbrar a nuestros hijos desde su niñez, durante los primeros siete años de su vida, por ejemplo, a someterse a una obediencia estricta, sin severidad y sin debilidad, equilibrada, semejante a una ley establecida que no tendríamos ni la menor idea de derogar. Esto no impide, sin embargo, que durante este período de educación, satisfagamos su inteligencia con explicaciones a su alcance, pero nunca falsas. ¿Si a él le prohibimos mentir, por qué tomarnos este derecho? Reducir una explicación no es disfrazar la verdad y al poder simplificar los hechos tenemos el deber de conservarlos en su realidad. Además, nuestro hijo reflexionará sobre lo que se le ha dicho, aún inconscientemente, y esta base le servirá de trampolín. Lo importante no es solamente enseñar algo a un niño; es formar su espíritu para la observación y la reflexión, la crítica en la investigación y el amor a la verdad. “No hay nada más bello que la verdad” ha dicho Boileau. Formemos espíritus aptos a la síntesis. Los espíritus analíticos, estrechos y pequeños, especialistas en sus trabajos minuciosos y silentes, son numerosos y su época en parte está vencida. La Nueva Era, que se destacará por la investigación sintética, tendrá necesidad de espíritus amplios, fuertes, capaces de comprender un sistema en su conjunto, y esta posibilidad cuenta mucho en la formación del carácter durante la niñez.

Estamos formados en una civilización que no está hecha a nuestra medida, la cual nos hace perecer y que perece con nosotros. Dejemos que estas manifestaciones se hundan solas, sin nosotros; quedémonos a la expectativa, no participemos en este gigantesco hundimiento, pero salvemos lo que tiene de mejor haciendo de nuestros hijos la humanidad pura, fuerte y clara del mundo futuro.

BIBLIOGRAFIA: 1.- Serge Raynaud de la Ferrière. LOS GRANDES MENSAJES. Segundo Mensaje (Paginas 13 a 16) EDICIÓN ELECTRÓNICA en:  www.sergeraynauddelaferriere.net

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201