LOS ALBAÑILES

 

Por: Roberto Godínez Soto

 

“Estamos muy cerca de la verdad cuando

afirmamos que el Universo es Mente Pura”. 

Todas las escuelas esotéricas, que existen (La Gran Fraternidad Universal, La Flama Violeta, La Masonería, etc.) estudian la Ley del Mentalismo ya que la Creación es el producto de la Mente y lo que la sostiene es la presencia de esa energía mental la cual nunca ha dejado ni dejará de existir jamás. Todo lo que existe es mente, detrás del universo físico y del fenómeno que llamamos vida se encuentra la Mente, manifestándose como Energía del Espíritu. Siendo el hombre un microcosmos de GADU, éste posee también, pero a un grado inferior, las mismas facultades divinas como un poder innato. Al no saber aún como utilizar este conocimiento, en la mayoría de los casos los usa inconscientemente de forma negativa con resultados que van en contra suya.

En las enseñanzas de Hermes y la Cábala, encontramos una idea muy simple: GADU (es el TODO) es una gran mente. Aunque GADU no puede ser definido con palabras, Hermes nos proporciona algunos indicios para llegar a su contemplación. GADU es la Unidad. Todo forma parte de un Ser Supremo.

La mente encierra pensamientos y sentimientos. Nosotros conocemos el mundo exterior que nos circunda porque nuestros sentidos nos proporcionan información que acto seguido experimentamos en nuestra mente. Cuando nos hallamos en estado inconsciente, no experimentamos absolutamente nada.

En realidad, todo lo que existe en nuestra vida es un pensamiento de nuestra mente.

Cuando un diseñador, se le ocurre una idea, primero la mentaliza y luego la plasma, un arquitecto planifica su obra; primero es una idea en su mente, luego le da forma en el papel y finalmente la construye.

En la actualidad la mayoría de las enfermedades son causadas por problemas psicológicos.

Debemos de cambiar nuestra forma de pensar; No pensar en envidias ni desearle el mal a nadie, si debemos pensar en cosas positivas y desearles a nuestros semejantes cosas buenas.

Pero para llegar a aplicar este Principio del Metalismo tenemos que utilizar herramientas que nos permitirá direccionar nuestra mente para generar pensamientos positivos: a través de la utilización de técnicas de meditación y la oración, así como escuchar música adecuada.

Las personas pueden cambiar su realidad o al menos, ver las cosas de un modo diferente. Una persona convencida de que puede realizar determinada tarea, tendrá mayores posibilidades de realizarla que otra que no se crea capaz.

Pero debemos de tener cuidado al creer que este principio del mentalismo, nos dará aspectos materiales, por ejemplo: algunas personas que dan conferencias sobre superación personal o cualquier otro tema relacionado, dicen que uno debe de visualizar el objeto y mentalizarlo, todos los días y que si lo deseamos con toda nuestra fuerza se nos concederá (y manifiestan que no seamos poquiteros que pidamos en grande: carro del año, una residencia etc.) esto realmente es vulgarizar el principio de mentalismo.

 

“El TODO es mente; el universo es mental.

El Universo es una creación mental sostenida

en la mente del TODO”.

El Kybalión

 Es Cuánto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...