De Ésto trata nuestro Trabajo...

9043365873?profile=RESIZE_400xPor: Roberto Godínez Soto

 

“OM. Es la sílaba que contiene en sí toda

la creación…, pasado, presente y futuro…,

su sonido es el sonido del universo. OM es

el sonido que transciende el tiempo”.

Mandukya Upanisad.

 

El monosílabo sagrado OM es el más antiguo y venerado de todos los Mantras indios, utilizado generalmente como soporte para la meditación sobre una Realidad Superior. También se conoce como Mantra semilla, un preámbulo a el cántico de los demás Mantras.

Esta sílaba se ha utilizado como invocación en la India desde hace miles de años, también en el Yoga. Es el sonido con que los Yoguis focalizan su atención, hasta el punto en que pueden trascender la conciencia finita. 

En la historia de la humanidad no ha existido nunca un estudio tan profundo de la mente y la conciencia humana como en la India. Este monumental trabajo fue iniciado por los sabios de los Upanishad[1]. Pero necesitaban una “llave” para acceder a los estados superiores de la meditación, que encontraron en la sílaba mística OM.

El sonido se manifiesta en diferentes niveles de vibración, por ejemplo la palabra hablada. Las ondas sonoras llegan al conducto auditivo y son transportadas por un proceso electro-químico al cerebro que interpreta su significado. Es la misma vibración sutil que nos permite escuchar nuestros pensamientos. Por debajo está el nivel de la capacidad de idear.

Los Mantras provienen del germen de la sabiduría espiritual. Muchos de ellos fueron una revelación de los sabios en profundo estado de meditación. Los maestros instruían a un discípulo, el cual iría ascendiendo gradualmente en la escala espiritual desarrollando su alerta consciente, mediante la repetición y meditación del Mantra. Los Mantras tienen un triple propósito, primero como oración, segundo como  invocación a un poder superior de protección y ayuda, por último un soporte para la meditación. OM se utiliza como una oración para la meditación. La consciencia se va ampliando gradualmente desde el estado inicial de una mente distraída hasta incrementar más y más la concentración en una sola dirección, llegando finalmente a percibir la esencia espiritual.

Por otra parte el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferriere, nos comenta:

SOL-OM-ON: De un lado tenemos la sílaba SOL que representa el sol, es decir el polo positivo, la ciencia, la objetividad, el Occidente y la columna J. De otro lado tenemos la sílaba MON que en todas las lenguas semíticas y sajonas significa la luna, por consiguiente el polo negativo, la religión, el misticismo, la subjetividad, el Oriente y la columna B. Estas dos sílabas con su significado, su polaridad y su sitio en la palabra indican bien las dos corrientes de pensamiento que existen en el mundo y su indispensable presencia para servir de bases, de columnas y de soportes a la creación del Templo de elevación hacia Dios. Tal es el significado de la sílaba central: OM (AUM) el mantram de saludo a la divinidad”.

Corolario.

Aprendamos a pronunciar correctamente el monosilabo sagrado “OM”, y usémoslo en nuestros ejercicios de meditacion.

Es Cuanto. 

[1] Los Upanishad son un grupo de más de 200 breves libros sagrados hinduistas. Introdujeron en la India los conceptos de karma y reencarnación, que no estaban presentes en la anterior religión védica (la cual no podía explicar el origen del mal).

https://www.google.com/search?q=Upanisads&oq=Upanisads&aqs=chrome..69i57j46i10j0i10l5j46i10j0i10.2988j0j15&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201