LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto 

 

Es común encontramos a personas que piensan que tienen la verdad absoluta; así por ejemplo tenemos gente que estudio un posgrado y sienten que se pueden comer el mundo a mordidas y no se diga de albañiles de cuchara de oro.

En la institución nos enseñan a ser humildes (no se trata de lo material), sino entendida desde la perspectiva de Sócrates: “Yo sólo sé que no nada sé”.

¿Realmente alguien tiene la verdad absoluta?, claro que no y para resumir esta aseveración les transcribo un interesante cuento:

“Se cuenta que la diosa Venus tenía un espejo donde se miraba y estudiaba todas sus actitudes; pero un día se le cayó de las manos y se  rompió en muchos pedazos. Al ruido que el espejo produjo en su caída acudieron las ninfas de la diosa, tomando, cada una de ellas, un pedazo del espejo roto. Al cabo de un tiempo, las hermanas sirvientas de Venus se dispersaron por el mundo y cada cual se vanagloriaba de poseer el espejo de la diosa. Pero un sabio que había recorrido varias comarcas, quedose maravillado ante la posibilidad de que tuviera tantos espejos como ninfas la diosa Venus. Y para saber la verdad interrogo a una de ellas:

−Dime, ninfa encantadora, ¿es verdad que posees el espejo de la diosa Venus?

−Sí, contestó la doncella.

− ¿Y cuántos espejos tenía tu señora? –Objetó de nuevo el sabio altamente sorprendido.

−Uno solo.

−Y, ¿cómo explica que sean muchas las ninfas que se vanaglorien de tener el espejo de la diosa Venus?

−No. El espejo de nuestra señora se hizo añicos un día al caer al suelo, y nosotras, afanosas de poseer algo de ella, tomamos cada cual un pedazo del espejo roto –replicó la hermosa joven.

−Así pues, ¿lo que vosotras poseéis es un trozo del espejo roto y no un espejo cada una? ¿No es así?

−Así es –respondió la ninfa algo sonrojada. Y entonces, el sabio comprendió la elevada enseñanza que encerraba la leyenda, puesto que le hizo ver la clara verdad de las cosas”[1]

Como conclusión podemos decir: que cada persona sólo tiene una parte de su propia verdad, de ahí la importancia de trabajar con el método ecléctico, para construir nuestra verdad individual.

Es Cuánto.

 

 

[1] Cuento tomado de “El Loto Blanco”.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...