LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

Por: Roberto Godínez Soto

“Las Manzanas de Oro de las Hespérides: Este trabajo consistía en buscar el Árbol de las Manzanas de Oro del Jardín de las Hespérides. Todos deseaban encontrar el árbol, pero su lugar era desconocido y custodiado por tres hermosas ninfas, hijas de la noche, y su custodia estaba encomendada a un dragón inmortal de cien cabezas. Además, debía cumplir con cinco pruebas por el camino. La primera fue la frustración por no encontrar el camino. Ya desesperado, unas ninfas le dijeron que el único conocedor del secreto era el dios marino Nereo. Hércules se puso en su busca y por fortuna lo encontró dormido a la orilla del mar, lo ató y no lo soltó hasta que le dijo dónde estaba el jardín. La segunda prueba, era luchar con Anteo, una enorme serpiente que lo venció en muchas oportunidades hasta que pudo con ella. La tercera fue ser engañado y debilitado por Busiris, que lo mantuvo atado durante un año hasta que se dio cuenta del engaño y venció al falso maestro. La cuarta fue liberar a Prometeo de sus cadenas quien le acompañaría el resto del camino. Y la quinta era llegar donde vivía Atlas, que estaba condenado por Zeus, a sostener eternamente el mundo sobre sus hombros. Como el dragón era inmortal y, por consiguiente, Hércules no podía matarlo, por consejo de Prometeo, hermano de Atlas, le pidió a éste que fuera en su lugar a coger las Manzanas. Pues era de la familia de las ninfas de las Hespérides, y el dragón, que lo conocía, no le haría daño alguno. El gigante deseoso de liberarse de su carga, cedió el peso del mundo a Hércules. Al poco tiempo regresó con las Manzanas, pero en su afán de libertad, le dijo a Hércules que él mismo le llevaría las Manzanas a Euristeo. Hércules entonces, simulando una fatiga, engañó a Atlas para que volviera a suplirle en la sujeción del mundo. Atlas cayó en la trampa y lo cargó nuevamente, así Hércules pudo marcharse para entregárselas a Euristeo”.[1]

Este trabajo está asociado con Géminis, que es el signo del movimiento, relación y dualidad. El movimiento necesario para destruir lo viejo y moverse hacia un nuevo comienzo simbolizado por Cáncer y el Solsticio de Verano, así como el reconocimiento de la dualidad y sus dicotomías.

Si se intenta evitar los cambios inherentes al crecimiento se topa con el conflicto. Existen dos formas de enfrentarlo: caer en la autocompasión o ampliar los horizontes mediante el contacto con nuevas ideas. Hércules debe ganar las Manzanas de Oro de la sabiduría, mediante una prueba de sinceridad. Un anhelo de ser bueno, un profundo deseo de indagar los hechos de la vida espiritual, esfuerzos tendientes a la autodisciplina, a la oración y a la meditación, preceden inevitablemente, al verdadero y constante esfuerzo. Hércules en su camino hacia las Manzanas de Oro, debe aprender a tener paciencia, para poder lograr objetivos y vencer la frustración del error. Debe aprender a concentrar su energía para vencer los obstáculos desde el aprendizaje. No dejarse engañar por las posibilidades de rápido triunfo, que vienen a través de las propuestas ilusorias. Liberarse de las cadenas que lo atan al pasado y entender que después del sacrificio llega la recompensa deseada.

Corolario, el encuentro de Hércules con Atlas y su ayuda en la labor de sostener el Mundo, representan la capacidad de reconocer al otro y sus necesidades.

Uno toma el lugar del otro, mientras Hércules sostiene el mundo, Atlas toma las doradas manzanas ayudado por las Hespérides.

Este movimiento en reconocimiento del otro que permite ponerse en su lugar, es una capacidad que se adquiere en Géminis.

Es por ello que la importancia de la toma de conciencia de la dualidad intrínseca del hombre, un ser esencialmente espiritual (Alma), conduciéndose por el mundo a través de una Personalidad, que busca establecer su propia voluntad frente a otras voluntades, antes que aceptar el mandato del Alma.

Es Cuanto.

 

[1] Trabajo 3 de Hércules

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

contador de visitas gratis