LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto 

“La Medida de la oscilación hasta la derecha

es la medida de la misma oscilación hacia

la izquierda, el ritmo compensa”

El Kybalion

 

Toda la Energía fluye de un polo hacia el otro, y lo hace siguiendo una frecuencia periódica, lo que genera un ciclo. Este principio se relaciona con el anterior; Principio de la Polaridad, pero nos revela como todo en la Creación tiene que seguir el proceso creado por el ritmo del péndulo, el ir y el devenir, la acción y la reacción, la marea alta y la marea baja. Esta Ley se encuentra siempre presente en el nacimiento y muerte tanto del hombre como de las civilizaciones.

Los hermetistas y la metafísica nos enseñan a utilizar la ley mental de neutralización para escapar a los efectos del ritmo. No se puede anular el principio o impedir que opere, pero sí se puede aprender a eludir sus efectos hasta un cierto grado. Grado que depende del dominio que se tenga de dicho principio.

Existen muchos ejemplos de ritmos naturales; el día y la noche, las estaciones, la actividad de plantas y animales, tanto en individuos, como en poblaciones o de planetas y sistemas planetarios, estelares y galácticos, etc.

La ciencia moderna reconoce el principio del ritmo y lo considera de aplicación universal. Pero los hermetistas llevan el principio mucho más allá y saben que sus manifestaciones se extienden a las actividades mentales del hombre, y que él solo explica la gran sucesión de sus modalidades, sentimientos y otros cambios contundentes que notamos en nosotros mismos.

Hoy es posible medir esto cambios a través de los Biorritmos, que estudian los ciclos físicos, emocionales y mentales del hombre. Su operación consiste en elevar el Ego sobre las vibraciones del plano inconsciente de la actividad mental, de manera que la oscilación negativa del péndulo no se manifieste en la conciencia y no quede uno afectado por ella.

Esto se logra negando la influencia y el poder del polo negativo sobre uno mismo, polarizándose en el polo positivo.

Así, una forma de eludirlo, es buscar el bien en cada situación; aun las crisis son oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

La operación de este principio, según los hermetistas, incluye la Ley de Compensación. Es decir, que el péndulo oscila en la misma medida hacia la derecha que hacia la izquierda.

En la naturaleza la compensación puede verse en las mareas, las estaciones que se equilibran mutuamente, etc. La compensación es tomada en el sentido de contrabalancear, equilibrar; la medida de las oscilaciones hacia la derecha es la misma que la de la oscilación hacia la izquierda; el Ritmo es la compensación.

La relación del principio del ritmo con el de la polaridad y el de vibración se establece por el movimiento de un polo a otro, según sea el aumento o disminución de la vibración.

La conexión con el principio de mentalismo se establece cuando se afirma que estados mentales positivos van seguidos de estados mentales negativos y que es posible escapar a esta oscilación a través de la Ley Mental de Neutralización.

Podemos enlazar el principio del ritmo con el de correspondencia al decir que todo fluye y refluye, y esto ocurre en todos los planos, físico, emocional y mental, entonces como es arriba es abajo.

 

“Todo fluye y refluye, todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende;

todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que

la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación”.

El Kybalión.

 

Es Cuánto.

 

 

 

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • Quienes persistimos en seguir la senda de la Escuadra y el Compás tenemos múltiples lecturas de este sobrio y macizo trazado de gran factura. En lo personal puedo agregar que también es necesario en este periódico Ritmo del péndulo, tener un Centro. Si el Iniciado o Profano no lleva su ser a la serenidad, a la paz y auto-conocimiento, podrían bien las fuerzas que equilibran su fortaleza yoica perderse a uno de los lados de oscilación, pues si se carece de Centro, simplemente todo podría derrumbarse, por más conocimiento, dinero o apariencia de control, el Centro también es importante. Mi Centro, Tu Centro. Albañil que perfeccionas tu Centro en tan dignos oficios, ¡excelente aporte!
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...