LOS ALBAÑILES

Por: Roberto Godínez Soto. 

 

Al inicio de los trabajos de los Albañiles, el Dirigente siempre dice: (X) Silencio Albañiles, Estamos en Trabajos.

¿Algunas ves nos hemos preguntado cuál es el significado de esta oración?

Cuando estamos por iniciar los trabajos, andamos en el caos; por eso al Golpe de Mallete del Dirigente, pone Orden en el Caos (Ordo Ab Chao), así en ese preciso momento todos los Albañiles ponen atención y dejan de hacer bullicio, para concentrarse en la Reunión que se lleva a cabo.

Esta enseñanza nos permite entender, que en nuestras actividades diarias debemos utilizar esta Máxima; primeramente Poner Orden en nosotros mismo, ya que de ahí parte todo.

Si queremos Evolucionar como seres humanos en todos los aspectos, se ocupa orden y silencio, estos son los principios básicos del Conócete a ti mismo que estaba inscrito en el pórtico del templo de Apolo en Delfos.

Existen diferentes escuelas para llegar al conocimiento de uno mismo: La Gran Fraternidad Universal, los Rosacruz, la flama violeta, los gnósticos y muchísimas más. Pero todas parten de un ejercicio básico; la meditación. Es fundamental que para meditar utilicemos el Silencio.

Aunque uno de los grandes libros Sagrados dice: En el principio era el Verbo (la palabra), Antes del Verbo hubo Silencio.

Así que empecemos a hacer ejercicios de meditación, busquemos en nuestro hogar un espacio (un cuarto de reflexiones) en el cual podamos meditar y podernos conocer a nosotros mismos.

Es cuánto.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

Comentarios

  • bien recuerdo, mi primer Trabajo en primer grado, trataba sobre este tema... Siempre tan necesario.
This reply was deleted.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...