LOS ALBAÑILES

De Ésto trata nuestro Trabajo...

 

Por: Roberto Godínez Soto

El ser humano se aferra a sus pocos o muchos conocimientos, sin permitirse ni aceptar nuevos paradigmas o ideas, esto hace que no tenga la mente abierta para entender que la verdad no la tiene él, por lo cual entra en conflicto ya que el conocimiento es infinito y debemos estar abiertos a nuevas teorías y diferentes formas de pensar.

Y esto aplica en todos los ámbitos: la partidista, la religiosa, la económica, la social, la filosófica y muchas más.

Un grupo de antropólogos viajó a la selva africana para conocer al famoso Tarzán. Después de encontrarlo y de someterlo a varias investigaciones, uno de los antropólogos le preguntó: “¿Cómo logra usted desplazarse en la selva utilizando lianas?”

Tarzán accedió a revelarle su secreto y le contestó: “En verdad, es bastante simple. Para viajar de liana en liana, hay que saber que lo más importante no es atrapar la liana siguiente sino soltar la anterior”.

Soltar lo anterior. Abandonar el hombre viejo. Salir de lo conocido para descubrir lo desconocido.

Es Cuanto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.

CONTENIDOS...

contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201