De Ésto trata nuestro Trabajo...

 

 

3845955305?profile=RESIZE_710xPor: Roberto Godínez Soto

 

El Duodécimo Camino o el de la ASOCIACION, es el que por la puerta del VALOR termina el plano.

La asociación entre personas con los mismos ideales nos permite crecer, pero la asociación perfecta es con nuestro maestro secreto que no es otro más que nuestro maestro interno.

Figura con el Undécimo Barrió que en su frente externo recomienda la DISCIPLINA, o el estudio que nos eleva por el interno a la SABIDURIA.

La disciplina bien aplicada nos permite llegar a estados de conciencia, y que por lógica nos permite llegar a la sabiduría.

Es el de la ORATORIA, cuya luz divina alumbra y no quema. La palabra es el vínculo de la Asociación: empleadla con Valor, y a fuerza de Disciplina, inculcad con la Sabiduría los principios del Honor y de la dignidad humana, para que el Orden nos mantenga a la cabeza del Progreso.

El arte de la oratoria nos llevara a hablar correctamente y aprender la correcta pronunciación de los mantras, para de esa manera entender el caduceo (Negativo-positivo).

Es Cuanto.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de PRENSAMERICA.COM para agregar comentarios!

Join PRENSAMERICA.COM

¿DE QUÉ SE TRATA?

Esta nueva sección Los Albañiles, en Prensamérica, es como un niño jugando ‘a los soldados’ con un juego de figuras de ajedrez. El niño se percata de la diferencia en el significado de las piezas debido a las formas y tamaños. Tal vez los caballos sugieren caballería, las piezas más grandes, oficiales, y los peones soldados de infantería. Sin embargo, el niño no practica el juego de ajedrez. Él se halla felizmente jugando de acuerdo a su imaginación, ignorante del significado de la simbología de las variadas piezas. Él no sabe que la reina es la pieza más poderosa sobre el tablero de ajedrez, ni se da cuenta tampoco que esto es debido a que los antiguos reconocieron la gran influencia que muchas reinas verdaderas ejercieron sobre sus amos y señores, los reyes.
El niño no percibe la sutil referencia a la influencia de la iglesia en los asuntos de estado, insinuada por las poderosas piezas llamadas alfiles. Tampoco aprecia la fina ironía, oculta en el hecho que estas piezas no se trasladan sobre el tablero de ajedrez en forma recta y honesta, más bien se mueven hacia sus objetivos en forma precavida.
El niño no se da cuenta del hecho que la limitación de movimientos de los peones es análogo a las restricciones que circunscribían al "hombre común" en aquellos días feudales despóticos. Así como ese pequeño con sus figuras de ajedrez, es el Gremio que se enorgullece a sí mismo con la perfección de las ceremonias, conferencias y rituales, y permanece ignorante a su oculto y simbólico significado, velado por esas mismas ceremonias.
contador de visitas gratis Histats.com © 2005-201